Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Carta del defensor del pueblo al ministro de justicia.

EXCMO SR. MINISTRO DE JUSTICIA SAN BERNARDO 45 28071 MADRID

EXCMO. SR.:

Durante los últimos años desde el Defensor del Pueblo se viene prestando una atención especial al conjunto de normas que forman el derecho de familia.

Esa parte del derecho es la que regula las relaciones de convivencia, donde se incluyen instituciones tales como el matrimonio, la filiación, la patria potestad o materias de más reciente aparición con las "uniones de hecho" o "parejas de hecho".

Publicado el

En la disyuntiva de cuál sea el tipo más aceptable, no plantea dudas que por razones de complejidad de las materias la remisión debe ser al juicio ordinario.

De alguna manera así lo entendió el legislador de 2000 al entender que una pretensión de incapacitación, o de divorcio, por ejemplo, merece una reflexiva contestación escrita en el plazo de veinte días, que es lo propio de un juicio ordinario.

II. La protección de los hijos es una exigencia constitucional (artículo 39) y una obligación de todos los poderes públicos.

A nadie se oculta que la comparecencia en sede judicial de los hijos menores de un matrimonio en el que padre y madre pretenden separarse, divorciarse o anular su vínculo, es una obligación tan necesaria como poco grata para el menor cuando padre y madre litigan el uno contra el otro; existiendo voluntades contrapuestas, es imprescindible que el juez oiga al menor para tomar una decisión sobre su custodia y régimen de visitas.

Sin embargo, y partiendo de la premisa de que no es deseable esta comparecencia judicial del menor, no resulta tan claro que deba ser inevitable la misma cuando los padres no litigan el uno contra el otro, sino de común acuerdo.

El artículo 777.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, relativo a la separación o divorcio solicitados de mutuo acuerdo o por uno de los cónyuges con el consentimiento del otro, establece que "si hubiere hijos menores o incapacitados, el tribunal recabará informe del Ministerio Fiscal sobre los términos del convenio relativos a los hijos y oirá a éstos, si tuvieren suficiente juicio y siempre a los mayores de doce años.

Estas actuaciones se practicarán durante el plazo a que se refiere el apartado anterior. o, si éste no se hubiera abierto, en el plazo de cinco días".

Las actuaciones de común acuerdo deben ser siempre favorecidas frente a las actuaciones contenciosas.

En materia tan delicada, y mediante' la reforma legal oportuna, podría ser posible que una de las razones del acuerdo de los cónyuges fuese procurar evitar a los hijos situaciones desagradables, como es, quiérase o no, la visita a un edificio judicial para ser preguntado sobre cuestiones evidentemente íntimas en relación a los propios padres.

Sería deseable, pues, que cuando los cónyuges han hecho el esfuerzo del acuerdo, que incluye la decisión sobre la custodia y el régimen de visitas de los hijos, pueda el Juez, si lo considera oportuno, ahorrar a los hijos la obligación de comparecer a su presencia, que de lege data es inexcusable para los mayores de 12 años, de modo que lo que hoy es obligación del menor, pueda ser en el futuro facultad del juez. Se vería así favorecido el interés del menor.

III. El artículo 775 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, relativo a la modificación de las medidas definitivas en los procesos matrimoniales, remite al artículo 771, que es el que regula las medidas llamadas provisionalísimas.