Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Protección de los menores en los procesos de divorcio

estudio descriprivo del Síndrome de Alienación Parental en procesos de divorcio.

Diseño y aplicación de un programa piloto de Mediación Familiar.

Julián Flores García. ASOCIACION DE VICTIMAS DEL SINDROME DE ALIENACION PARENTAL "IVAN FLORES''

Publicado el

De esta manera el tribunal, sus normas procesales, el juez, etc., pasan a un segundo plano en la medida que se constituyen como representantes de la justicia que homologara los acuerdos logrados por los ex cónyuges.

Es necesario que el juez de familia sea capaz de proveer acuerdos entre las partes sin reemplazar a los cónyuges en sus decisiones, a través de sus sentencias salvo en cacos de extrema necesidad.

El éxito del juez es no ser más necesario.

Con respecto a la función de perito judicial y psicólogo que asesora al juez, es importante que la misma prevea a los distintos miembros del sistema familiar de elementos que ayuden a manejar la crisis y les posibilite lograr la reorganización necesaria en vez de diagnosticar o focalizar su atención en forma exclusiva en elementos del pasado que no contribuyen a resolver la situación presente.

La estrategia básica de trabajo debería ser la interrupción de un circuito internacional adverso en el que se perpetúa la violencia y contradicción. Procurando lograr acuerdos que transformen la relación competitiva de los cónyuges en colaborativa lo que redundará en beneficio de los hijos.

Es importante que los jueces consideren la relación paterno-filial y defiendan el derecho de los hijos al contacto con ambos padres, en lugar de privilegiar el derecho de visita de los progenitores.

Los progenitores deben ser responsables de velar por el derecho de sus hijos a mantener contacto con ambos.

El establecimiento de pautas claras y adecuadas de discriminación y respeto de territorios se expresa en un régimen de horarios, visitas y alimentos con facilitación de la disponibilidad real de ambos progenitores. El establecimiento de reglas claras, continuas y el poner a los padres a cargo de sus responsabilidades, que no deleguen en otros, hace a la estabilidad del sistema familiar y al bienestar de los hijos.

Área Clínica

Desde el área clínica creemos que durante el proceso de divorcio el objetivo terapéutico debe estar orientado a proveer consejo a la familia centrándose en las posibilidades creativas del nuevo organismo. El foco del trabajo es la coparentalidad, para lograr un sistema de nutrición y control estable.

Los hijos necesitan acceder a ambos padres por igual y conocer claramente su nueva situación. Para que pueda haber una buena unión coparental tiene que haber una buena separación de los esposos lo que implica haber logrado una ruptura total del vínculo erótico. ó El sistema familiar experimenta tensión, producida por la transición, lo que provoca un estrechamiento de los vínculos de la familia. Al cambiar la realidad familiar, la estructura del sistema debe adaptarse a las nuevas circunstancias, lo que requerirá de la instrumentación de nuevas pautas transaccionales o de pautas alternativas.

La posibilidad de evolucionar de la familia hacia una nueva forma de organización funcional estará dado por las características de flexibilidad o rigidez que posea. La respuesta al cambio familiar difiere según la etapa de desarrollo de los niños.

Es necesario que se logre una adecuada separación de la pareja marital y una estrecha unión de la pareja parental. Para los hijos esta situación las fronteras subsistemáticas más importantes son las referidas al subsistema parental.

Fronteras adecuadas en este subsistema sin rigidez extrema, no excesiva flexibilidad son necesarias para que los padres puedan seguir operando en términos nutricios y normativos en relación a sus hijos en común.