Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

MALOS TRATOS ¿Por qué falla el sistema?

Más de 70.000 denuncias el año pasado, 57.000 sentencias, 30.000 condenados Sin embargo, la lista de muertas sigue subiendo. Y nadie parece hacerse responsable. Los magistrados señalan a los juicios rápidos; la Policía, a la falta de medios.

El Semanal ha hablado con todos los protagonistas.

Publicado el

LA JUEZA: CARMEN VALCÁRCEL

Titular del Juzgado de Instrucción n 5 de Madrid. No cree necesaria una nueva ley para regular el maltrato a las mujeres.

Muchas de las críticas que recibimos los jueces vienen porque se pretende que seamos nosotros quienes definamos el maltrato en el transcurso de un juicio rápido. Y en la mayoría de los casos no podemos hacerlo, no somos adivinos, no se puede decidir sobre la vida de una persona que no conocemos de nada en 15 minutos; pero, en cambio, se quiere que en ese breve espacio de tiempo decidamos sobre sus bienes y sobre sus hijos.

El maltrato tiene que definirse en los colegios, en los hospitales, en las consultas de los asistentes sociales, de los psicólogos antes de llegar a los juzgados.

Ayudar a salir. En primer lugar, la mujer maltratada tiene que haber recibido la ayuda necesaria para saber salir de ahí, para no ceder ante la primera presión o disculpa de su pareja, quien la convence para volver a convivir. Animar a las víctimas a denunciar sin darles protección y ayuda psicológica previa aumenta aún más el riesgo en el que viven, porque el que decide que quiere cargarse a su mujer, se la acaba cargando.

Y esto hay que asumirlo. Lo que falla es que empezamos la casa por el tejado. La pena no la podemos poner como principio, sino como final. Es decir: iniciamos el proceso al revés: con la denuncia. Aquí vamos a pelo, a lo vivo y generamos más violencia.

Creamos bombas.

Estamos forzados a dictar una serie de medidas porque la mujer que denuncia, en muchas ocasiones, se ha tirado a la piscina sin agua. Pero no sólo los jueces creamos bombas, aún estoy esperando que alguien entone el mea culpa por mujeres que han sido asesinadas después de haber salido en un programa de televisión alimentando el morbo de los espectadores y haciendo el juego a quienes suben las audiencias a su costa.

¿Quién protege a esas mujeres tras una aparición televisiva? Cuando al marido se le pone en evidencia públicamente y se le está incitando a la venganza. La manipulación que se hace de nuestras sentencias a veces es insultante, hacen que parezcamos idiotas y los jueces no somos tontos.

¡Las cosas casi nunca están tan claras como la gente parece ver! Los partes médicos no aportan demasiados datos, los hechos y las circunstancias no siempre se pueden demostrar, las declaraciones son contradictorias

Aprender a diferenciar. Yo, ante todo, pediría que no se confundiese el maltrato y la violencia doméstica con la cristalización de las crisis matrimoniales, porque se están mezclando cada día más dos situaciones que no tienen que ver, aun habiendo violencia de por medio.

El maltratador tiene una actitud frente a la mujer muy diferente. Tiende a vejarla, aislarla y a pegarla de manera continuada. Por eso se producen asesinatos que no pueden ser computables como malos tratos. Estamos en una sociedad violenta en la que hay asesinos que no son maltratadores.

Toda mujer que muere a manos de su marido no es una mujer maltratada, es una mujer asesinada por tal o cual razón. El matratador no suele llevarse por delante a su pareja, le gusta mantener vivo su juguete, no acabar con él. Tira de la cuerda, luego la suelta

Menos leyes y más medios. Pienso que primero habría que definir bien qué es maltrato y qué es violencia de otro tipo. Y creo que habría que multiplicar el número de juzgados de familia y dotarlos de medios para que la resolución de las separaciones sea rápida.

Menos leyes nuevas y más medios para aplicar las que tenemos.Y no me valen razones de discriminación positiva para redactar una ley. La discriminación, positiva o no, sigue siendo discriminación y justificarla por ley es peligrosísimo. El maltrato no viene dado por la condición de mujer, no estamos ante una violencia doméstica, estamos ante situaciones de violencia en función de un rol concreto, que generalmente es adoptado por la mujer.

¿Quién defiende a un homosexual maltratado por su pareja?

NOTA: la sensatez y la valentía no siempre están unidas como en estas manifestaciones.