Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Otro juez alerta de la "instrumentalización" de las denuncias de la mujeres por malos tratos

Europa Press - mar 01. jun
BARCELONA, 1 (EUROPA PRESS)

Un juez de Sabadell (Barcelona) ha alertado en una sentencia de la "instrumentalización desviada y torticera" que hacen algunas mujeres presuntas víctimas de malos tratos para "criminalizar" las crisis matrimoniales y "obtener determinadas posiciones procesales ventajistas".

Publicado el

"No toda disensión o desavenencia conyugal nimia o banal, ni aún de cierta gravedad, debe tener necesariamente cabida" en los delitos de violencia doméstica, según el juez.

El titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Sabadell (Barcelona) hace estas afirmaciones en una sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, y que se ha hecho pública después de que la semana pasada, la juez decana de Barcelona, María Sanahuja, afirmara que tenía la sensación de que se estaba abusando en las denuncias de víctimas de violencia doméstica.

Dichas declaraciones han sido duramente criticadas por jueces, abogados y asociaciones, entre otros colectivos.

En esta ocasión ha sido un juez de Sabadell el que señala en un fallo, por el que ha absuelto a un hombre, de 47 años, que amenazó a su esposa porque se quería separar de él, que incluso los "expertos en derecho matrimonial custionan seriamente" la utilización de la jurisdicción penal "porque puede llegar en determinados supuestos a criminalizar las crisis matrimoniales".

SE ENTREMEZCLAN SENTIMIENTOS.

En la sentencia, el juez afirma que en los pleitos de familia "se entremezclan sentimientos, desesperación, rabia, rencor y las partes afectadas, dolidas, tristes y traumatizadas" anteponen "su propio interés y debe atajarse la escalada, la espiral del conflicto, evitando que se acreciente".

Con estos argumentos, el juez ha absuelto a un hombre, que llevaba 18 años casado con su mujer, con la que tenía cuatro hijos, de haberla agredido y amenazado después de que ella le pidiera el divorcio. Por estos hechos, el fiscal pidió nueve meses de cárcel para el imputado, que finalmente ha sido eximido de cualquier responsabilidad penal.

El juez considera probado que después de que la víctima le pidiera la separación, el imputado la empujó y se puso violento, por lo que la mujer se fue a denunciar los hechos a comisaría. La sentencia hace hincapié en el hecho que el hombre reaccionó "indignado y triste y dolorido por la forma de actuar de su cónyuge".

"CUANDO LLEGUES A CASA YA VERAS LO QUE TE PASA".

Ante la reacción de su marido, la mujer acudió a la Comisaría local del Cuerpo Nacional de Policía de la localidad donde denunció a su pareja y cuando se encontraba en las dependencias policiales, el marido la llamó al móvil, "indignado y desesperado", y le dijo:
"Como continúes con tu actitud, ya verás lo que te pasa. Tú continúa y cuando llegues a casa ya verás".

Dichas palabras fueron oídas por el policía que recogía la denuncia, pero el juez considera que dichas frases son "más bien tributarios de una desesperación, del anuncio alocado e irreflexivo de suicido".

El 13 de abril de 2004, el Juzgado de Instrucción número 1 de Sabadell (Barcelona) admitió a trámite la denuncia de la mujer y abrió diligencias por un presunto delito de maltrato en el ámbito familiar.

Tras la celebración del juicio, el fiscal pidió una pena de nueve meses de cárcel y la privación de tenencia y porte de armas durante dos años. Por su parte, el abogado defensor solicitó la absolución para su cliente.

"DIFICIL" Y "COMPLEJO".

A la hora de analizar el caso, el juez afirma que "resulta sumamente difícil, harto complejo y delicado abordar en tan sólo apenas dos horas de juicio, la problemática de una pareja matrimonial con 18 años de convivencia y con cuatro hijos" y añade que "el derecho penal es la última 'ratio'" deacuerdo con el "principio de intervención mínima".

Asimismo, refiere que "el supuesto maltrador necesita ser tratado para dejar de serlo, hay que averiguar qué le pasa, ir al origen, a la causa del conflicto y buscar la solución más adecuada que satisfaga primordialmente siempre al interés prevalente de los hijos, digno de especial protección y tutela jurisdiccional".

El juez concluye absolviendo al acusado y afirma que "dejo a salvo a las partes, a los cónyuges en discordia el derecho que les asiste de reconducir sus pretencisones por la vía civil, con plenitud de garantías" a través del "correspondiente procedimiento de separación conyugal, sin descartar el que se sometan a un mediador matrimonial profesional".