Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Decálogo de los Malos Tratos

La Federación Estatal Unión de Separados (mixta), para salir al paso de determinadas falsedades, maliciosamente difundidas e ingenuamente creídas, ofrece la cantidad única de 3.000 ? a quien demuestre de forma clara y objetiva que nos equivocamos en los argumentos del decálogo que exponemos a continuación:

Publicado el

5.- Para los padres, incluso la patria potestad se convierte en un ejercicio inútil, ya que el poder de decisión recae siempre en las madres por ser ellas quienes ostentan la guarda y custodia única de los hijos.

A cambio, a los padres se les pretende compensar con un denigrante derecho de visitas, que los reduce al papel de meros comparsas en la educación y desarrollo de sus hijos.

Además, a muchos hombres se les condena a pagar una pensión compensatoria a la ex-esposa que adquiere, gracias a las leyes vigentes, carácter prácticamente vitalicio. Así pues, la actual legislación divorcista y la práctica judicial consiguiente, ambas de carácter machista, reducen a muchas mujeres a la indignidad de un estatus ya superado en una sociedad moderna, relegándola al cuidado exclusivo de los hijos y del hogar.

Todo esto es especialmente grave en los juicios contenciosos, pero suele suceder otro tanto en los mutuos acuerdos debido a las presiones ejercidas sobre los hombres.

6.- El hecho de que los hombres sean apartados de sus hijos (incluso desde el mismo momento de la gestación, pues en el tema del aborto son considerados como meros espermatozoides sin derechos de ningún tipo), añadido a las otras injusticias mencionadas, puede sumirles en estados depresivos que pueden llevarles a la enajenación mental.

En definitiva, a situaciones de fuerte tensión emocional que fácilmente pueden desembocar, en muchos casos, en actos de violencia y malos tratos hacia aquellas personas que según ellos les privan de sus legítimos derechos.

Los malos tratos estarían producidos por el desequilibrio psicológico sufrido, derivado a su vez de las desigualdades e injusticias referidas. Y absolutamente nadie está a salvo de cometerlos. Cualquier ser humano puede causar malos tratos si se le arrebatan sus hijos o se le somete a situaciones límite, ya que le pueden estallar los nervios y se pueden transformar en seres violentos, aunque sea de forma fugaz.

Es preciso una gran carga de hipocresía para no reconocer aspecto tan elemental de la naturaleza humana.

7.- Las instituciones estatales, la prensa sensacionalista y la mayoría de las asociaciones feministas, buscan la solución del fenómeno de los malos tratos casi exclusivamente a través de medidas coercitivas hacia el agresor -al que consideran siempre masculino-, y de un apoyo descarado a la mujer a costa del hombre, lo cual es claramente inconstitucional.

Por citar sólo dos ejemplos, se atiende con sumo cuidado el tema de los impagos de pensiones por parte de los hombres, mientras que es prácticamente desatendido el de los incumplimientos de visitas por parte de las mujeres, o se ofrecen casas de acogida a las mujeres maltratadas, cuando diariamente son miles los hombres que pierden su casa en las separaciones.

Nada hay para ellos, salvo los puentes.