Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

La dura tozudez de los hechos

XOSÉ LUÍS BARREIRO RIVAS
Profesor de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela, ex-diputado del parlamento gallego
La Voz de Galicia 3/5/2004

..."Pero nadie parece dispuesto, en cambio a replantearse el modelo de separación de matrimonios y de atribución de custodias y bienes patrimoniales que convierte a los hombres, a veces alcohólicos o neuróticos, en bombas ambulantes."

Publicado el

LAS GUERRAS de liberación, hechas por potencias civilizadas, tienen su historia de represión y tortura. Los ejércitos invencibles, que exhiben el armamento más sofisticado, se retiran de Faluya con el rabo entre las piernas, entregando su custodia a los retazos de ejército del dictador destituido.

Los conflictos controlados de Colombia, Haití, África Central o Kosovo reverdecen cada poco, en contra de toda razón, con crueldad inenarrable.

Y los maltratadores de Sevilla, Madrid o Alzira siguen liquidando y quemando a sus víctimas, como si no se hubiesen enterado de que ahora gobierna Rodríguez Zapatero.

Y es que, de la misma manera que las universidades son un paraíso terrenal solamente alterado por el bullicio de los alumnos, también la política es un reino ideal que los hechos cotidianos se empeñan en negar.

Por eso me parece importante dedicar dos líneas a la violencia familiar y de sexo, antes de que el PSOE entre en la dinámica de pura contención que ya traía el PP. Porque, aunque es verdad que el anteproyecto de ley integral anunciado por Caldera tiene un apartado dedicado a la prevención, todo apunta a que también los socialistas van a trabajar sobre la hipótesis de una esencial perversión de lo masculino, que convierte en algo pernicioso el análisis de las causas que llevan a un hombre a su locura destructiva y asesina.

Hoy mismo veremos cómo las autoridades estudian protocolos de alejamiento imposibles de cumplir, modelos de prevención que extienden el problema como una mancha de aceite, formas de denuncia ciudadana que echan las culpas a los jueces y a la policía, e ideales de seguridad que acabarían llenando las calles de hombres con pulseras electrónicas y mujeres rodeadas de escoltas.

Pero nadie parece dispuesto, en cambio, a replantearse el modelo de separación de matrimonios y de atribución de custodias y bienes patrimoniales que convierte a los hombres, a veces alcohólicos o neuróticos, en bombas ambulantes.

Nadie cree que, de la misma manera que hay que acoger a las mujeres maltratadas, se hace necesario atender a hombres que, fracasados, expulsados de sus casas, condenados a la soledad, sometidos a un absurdo sistema de relación con sus hijos y tutelados por jueces que ni siquiera les dejan hablar, operan como lo que realmente son: auténticos enfermos y desesperados que asumen su degradación y su castigo antes de volar su mundo por los aires.

No comprendo ni quiero relativizar ninguna violencia. Pero tampoco quiero callarme ante lo que ya es un evidente desastre de las políticas sociales de género, que parecen haber entrado, sin que nadie lo denuncie, en la peligrosa dinámica de la huida hacia delante.

D. Xosé Luis Barreiro Rivas, Profesor de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela, ex-diputado del parlamento gallego. Licenciado y Doctor en Ciencias Políticas y Sociología, y Licenciado en Filosofía y Letras por La Universidad Complutense de Madrid, es actualmente Vicedecano del Ilustre Colexio galego de Doutores e Licenciados en Ciancias Políticas e Socioloxía, y ejerce además como analista político de La Voz de Galicia y el Grupo Voz.