Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

EL ALCOHOLISMO COMO CAUSA DE SEPARACIÓN MATRIMONIAL

Aurelia María Romero Coloma. Abogada

Al mencionarse en el Derecho español el alcoholismo, junto con la toxicomanía y las enfermedades mentales, como causa de separación (apartado 4 del artículo 82 del Código Civil), parece que el alcoholismo es considerado como una psicopatía,

Publicado el

El Derecho matrimonial español sólo toma en consideración los estados patológicos producidos por la ingestión de alcohol. La embriaguez simple no influye directamente y es el caso del bebedor ocasional que se mantiene en fase de lucidez, aunque con exaltación de sus facultades psíquicas o de otras alteraciones que no llegan a privarle del correcto funcionamiento de aquellas.

Al conceptuar al alcoholismo como enfermedad psíquica, ya no tiene objeto referirse al mismo como "vicio" o "hábito corruptor". En la actualidad, es una anomalía psíquica, pues el problema de adicción que crea convierte al afectado más en un enfermo que en un "vicioso", por así decirlo.

López Alarcón expresaba que el alcoholismo presenta dos manifestaciones fundamentales de perturbación grave:

1) Alcoholismo agudo, que puede producirse en el sujeto que abusa ocasionalmente del alcohol, o en el alcoholismo crónico, o el que por su intolerabilidad o por factores patológicos cae en estados agudos aún con pequeñas dosis de alcohol. Su manifestación más grave es el delirium tremens.

2) Alcoholismo crónico consecuente a la ingestión habitual de alcohol, hasta el extremo de que estos sujetos sienten a diario la necesidad de mantener en el organismo unos niveles mínimos. El alcohólico crónico es propenso a crisis agudas y también a las subagudas de alucinosis, delirio celotípico y psicosis de Korsakow.

Vamos a referirnos brevemente a algunos de estos trastornos que el alcohol puede producir. Así, la alucinosis es una psicosis sistematizada crónica, que tiene como tipo el delirio crónico de Magnan, que evoluciona progresivamente desde las interpretaciones delirantes hasta la demencia. Los sujetos que la sufren son víctimas de constantes alucinaciones que se orientan en todos los sentidos, excepto en el de la vista, y que interpretan de acuerdo con sus ideas delirantes. Para la vista, las alucinaciones son raras y episódicas. Pero los falsos reconocimientos, las ilusiones y las falsas interpretaciones son frecuentes. Estos sujetos aceptan, creyendo en su exterioridad, impresiones puramente subjetivas5.

En cuanto a la polineurosis o enfermedad de Korsakow, es una inflamación simultanea de muchos nervios periféricos. Consiste en dolores y, a veces, en parálisis de varios nervios. Influye en el terreno psíquico, porque produce una alteración de la memoria, en la cual el enfermo olvida los sucesos recientemente acontecidos y recuerda, en cambio, los lejanos con tendencia a falsas reminiscencias6.

Algunos autores, al tratar del alcoholismo, consideran una serie de criterios en orden a su repercusión en la vida matrimonial, según las siguientes situaciones:

a) Etilismo agudo excepcional.

b) Etilismo agudo frecuente sin habito etílico.

c) Etilismo agudo frecuente con habito etílico.

d) Hábito etílico sin episodios agudos.

e) Etilismo crónico con alta dependencia.

f) Etilismo crónico con dependencia.

g) Etilismo crónico sin dependencia.