Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Sentencia Violencia psíquica

FALLO

Que DEBO CONDENAR Y CONDENO A .......... como responsable criminalmente en concepto de autor de un delito de lesiones y de un delito de violencia psiquica habitual, ya definidos, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, y le impongo la pena de SEIS MESES DE PRISION por cada uno de los delitos...

Publicado el

Hay que indicar también que el maltrato sufrido ha provocado desavenencias y el alejamiento con los hijos , salvo con ....que la apoyado siempre .Por todo ello no cabe duda de la sinrazón y humillación provocada por el acusado e impuesta a la perjudicada, y con ello un daño moral , provocando una ruptura personal y familiar difícil de valorar , pero altamente dolorosa .

No existe una medida del dolor producido por una situación similar, y por tal motivo se carece de equivalente económico a efectos resarcitorios, razón por la cual algunas Audiencias Provinciales consideran que para cuantificar el resarcimiento correspondiente , puede acudirse a efectos meramente orientativos , a la aplicación analógica del sistema de valoración de daños personales incorporado a la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor por la Ley 30/1995, de 8 de noviembre en la nueva redacción dada por la Ley 34/2003 de 4 de nOviembre.

Siguiendo el método propuesto, el síndrome depresivo postraumático aparece en el epígrafe "Síndromes psiquiátricos" del Capítulo I , de la Tabla VI del Sistema con una baremación de 1 a 3 y también el trastorno depresivo baremado de 5 a 10.En ambos casos se opta por la puntuación máxima , ante la especial intensidad de los trastornos Trasladando esos 13 puntos a la Tabla III del Sistema, atendida la edad de la víctima en la fecha de autos ,63 años, y aplicando las cuantías monetarias actualizadas para la anualidad vigente 2003 , publicadas por Resolución de la Dirección General de Seguros de 20-01-12003 , resulta, salvo error aritmético, una indemnización básica de 7.854,21 euros ( 604,17x13) , cantidad que se verá incrementada en 10.000 euros por daño moral complementario conforme a la Tabla IV del propio sistema tomado como referencia, en la interpretación que le dio la STC de 181/2000 de 29 de Junio , ya que la Sra. ....necesitará tratamiento psicológico para recuperar su equilibrio personal y su personalidad, lo que arroja una cifra indemnizatoria total de euros 17.854,21 euros .

NOVENO.-
Conforme al artículo 123 del Código Penal, las costas procesales se entienden impuestas por la Ley a los criminalmente responsables de todo delito o falta. Y entre dichas costas los artículos 124 y 126 del propio Código y el artículo 241 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal incluyen las causadas por la acusación particular. Sin embargo, como advierte la sentencia del Tribunal Supremo 1493/1997, de 28 de noviembre, el Código Penal de 1995 ha modificado el régimen de las costas de la acusación particular; cuya imposición resulta ahora obligada en las causas seguidas por delitos perseguibles sólo a instancia de parte, mientras que tratándose de delitos perseguibles de oficio no resulta preceptiva su imposición, debiendo resolver al respecto el Tribunal en cada caso.

Ahora bien: la modificación del régimen legal de las costas de la acusación particular se agota en el carácter facultativo y, por consiguiente, necesariamente expreso de su imposición, pero no tiene por qué afectar a los criterios que tradicionalmente se han venido aplicando para decidir sobre la procedencia de su repercusión sobre el condenado; criterios respecto de los cuales el legislador no facilita orientación alguna, como podría haber hecho si hubiera estimado procedente modificar también cuanto al fondo la praxis judicial en la materia.

Entiende, por tanto, el Tribunal, que, con la salvedad tan aludida, sigue vigente la doctrina jurisprudencial a cuyo tenor las costas de la acusación particular, como norma general, deben ser satisfechas en todo caso por los condenados, sin que sea preciso que el órgano jurisdiccional se pronuncie expresamente sobre la mayor o menor relevancia de lo realizado por dicha acusación, salvo que las pretensiones de ésta ofrezcan una divergencia absoluta y no meramente cuantitativa con las peticiones del Ministerio Fiscal y con lo definitivamente resuelto en sentencia, hasta el punto de que su intervención deba reputarse notoriamente improcedente o perturbadora.

En el mismo sentido de conservación del criterio tradicional se pronuncia también la jurisprudencia más reciente, en sentencias como la 956/1998, de 16 de julio, la 359/1999, de 15 de abril, la 1429/2000, de 22 de septiembre, la 2018/2000, de 22 de diciembre, y, con especial despliegue argumental, la 175/2001, de 12 de febrero, FJ. 7°, a la que luego han seguido otras muchas, de las que puede citarse como más reciente las sentencias 1014/2001, de 2 de junio, y 1380/2001, de 11 de julio.

En el caso de autos no se da ese supuesto de divergencia absoluta entre lo pedido por la acusación particular , ni la intervención de aquélla puede tacharse de superflua o perturbadora. Por todo ello la condena del acusado al pago de las costas procesales deberá incluir las causadas por la acusación particular.

VISTOS los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación,

FALLO

Que DEBO CONDENAR Y CONDENO A .......... como responsable criminalmente en concepto de autor de un delito de lesiones y de un delito de violencia psiquica habitual, ya definidos, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, y le impongo la pena de SEIS MESES DE PRISION por cada uno de los delitos , el pago de las costas del proceso, incluidas las de la acusación particular , y la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

Debo condenarle a que indemnice a .......en la cantidad de 17.854,21 euros por las secuelas y el daño moral causado .

Notifíquese esta Sentencia con expresión de que la misma no es firme y contra ella cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Palma, mediante escrito presentado ante este Juzgado en el plazo de DIEZ DIAS, durante los cuales quedarán las actuaciones en la Secretaría de este Juzgado a disposición de las partes.

Así por esta mi Sentencia, de la que se unirá certificación a las actuaciones, la pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACION.-Dada, leída y publicada ha sido la anterior Sentencia, ante mi el/la Secretario/a, estando constituidos/as en Audiencia pública, por la Ilma. Sra. Magistrada -Juez que la firma. Doy Fe.