Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Experiencia alucinante y aleccionadora en un juzgado

En cuanto al juicio en si, contaré para quien le sirva.

Hay que aprender de la experiencia de los demás aunque sólo sea para no meter la pata en el mismo sitio. Y yo ya la he metido unas cuantas veces.

Mi suegra me había denunciado por amenazas y agresión...

Publicado el

Más revuelo.

Pasan a preguntarme. Pregunto si presento ya las pruebas. La jueza me las recoge (CD y varios documentos) y se lo pasa a la fiscala y abogadita. La fiscala ya está alterada. Se niega a aceptar todas las pruebas. Incluso es incapaz de nombrar al CD. No le sale la palabra o no sabe como se llama ese disco plateado. Dice que se no se sabe lo que hay dentro.

Está cabreada. Yo me muerdo la lengua pero estoy por llamarla ignorante, hay que abrirla igual que se abre un libro o un sobre par ver la carta. En cuanto a la jurisprudencia, la fiscala ni lo lee. Se limita a decir que la jueza tiene conocimientos suficientes y no necesita ver jurisprudencia (la jueza decana de Collado Villalba es aún más sabihonda. Me dijo, en juicio, que ella se sabía toda la jurisprudencia).

La abogadita se adhiere a la fiscala. Yo digo que nos evitemos tiempo y dinero y que me condenen directamente si no me dejan defenderme. Dejo constancia de que se han vulnerado mis derechos y que se me deja en indefensión. La jueza, que ya me conoce, se queda con las pruebas y, como he pedido, manda hacer fotocopias y me devuelven los originales Lo primero que la fiscala me pregunta es cuánto gano.

Esto es, ya me tenía prejuzgado y condenado y sólo quería averiguar cuánto me podía sancionar. Yo doy mi versión de los hechos. Lo tengo fácil. No tengo mas que contar lo que recuerdo y además he oído varias veces en la grabación. La abogadita contraria pregunta lo mismo que la fiscala.

Pasamos a alegaciones. La fiscala pide que se me condene y que dado que la anciana es tan buena, no solicita indemnización. La abogadita se adhiere a la fiscala.

Se me da la palabra. "¡Ah!, ¿Alegaciones sí puedo hacer?" pregunto yo asombrado. Aprovecho y pido que se apliquen los artículos tales del CP (falsa denuncia, costas, etc), que se me de licencia para querellarme por calumnias e injurias, que se aplique el art. 158 del Código Civil, etc. Todo esto lo llevaba apuntado en un guión con mis preguntas, etc. Además digo que voy a denunciar a la fiscala por prevaricación.

Murmullo de asombro entre las cinco del público que debían ser gente en prácticas. La cara de la fiscala era para foto. La de la jueza también. Me dan a firmar el acta y la leo primero. Es la mejor acta que he visto nunca.

Tampoco es muy difícil dado el nivel de la competencia. La letra no sólo legible sino incluso bonita dada la velocidad y además había quedado reflejado bastante. Sin faltas de ortografía. Increíble. Que conste que la secretaria no me cae nada bien pues me ha mentido varias veces además de trabajar poquito (A las 14,10 ya ha desaparecido). Lo cortés no quita lo valiente.

Pero pido que se incluyan varias cosas que no han quedado reflejadas. Que mi suegra ha insistido en que fueron mis palabras textuales. Que se han vulnerado mis derechos constitucionales. Me responden que esto ya ha quedado escrito. Lo niego e insisto en que el Constitucional no admite recurso si no te has quejado antes en las instancias inferiores. La fiscala salta con que la jueza sabe como funciona el Constitucional. "Pues por eso mismo quiero que conste en el acta que se han vulnerado mis derechos constitucionales. En concreto el art. 24" contesto.

Además hago que consten los artículos legales que he citado pues en el acta sólo dice "...CP...". Empiezo a leerlos de mi guión para dictárselos a la secretaria y la jueza me pide el guión. La jueza curiosea mis preguntas y decide que quiere fotocopia. Me pregunta si se lo dejo y yo le contesto que encantado. Se añade en el acta lo que pido y se me da a firmar.

Yo digo que se lo den primero a leer a mi suegra pues puede no estar de acuerdo con las enmiendas. Mi suegra y la abogadita declinan la oferta. Compruebo los añadidos y firmo. Termina el juicio y según salgo le recuerdo a la jueza que nos jugamos un chupachups a que yo demostraría con facilidad que mi suegra mentía y que ella, como jueza, tendría que actuar de oficio contra la falsa denunciante.

Este último extremo, que tuviese que actuar de oficio, no lo tenía muy claro la jueza. Al rato me devuelven los originales y pido la copia del acta. El agente, un chaval, entra a consultar y me contesta que lo pida por escrito. Cosa que haré.
 
Mujer soberbia