Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Condena a una joven por falsa denuncia de violación

ANDALUCÍA 24 HORAS. Diario digital

Un juzgado de Granada condena a una joven de acusar en falso a un compañero de trabajo por violación

Publicado el

Un juzgado granadino ha condenado a dos años de cárcel y a pagar 10 millones de pesetas a una joven que acusó en falso a un compañero de trabajo de haberla violado 6 veces en menos de 8 horas, una denuncia "vengativa y fría en extremo", según el juez, que hizo pasar al joven siete días en prisión.

La sentencia del juzgado de lo Penal 3 de Granada reconoce que la acusada, de 23 años, padece un trastorno paranoide de la personalidad, que, sin embargo, no afecta a la capacidad de comprender el alcance de sus acciones.

"Por el contrario", añade, la actitud de Amparo M.G., en sus declaraciones ante la Guardia Civil y el juzgado de instrucción, fue de "absoluta frialdad emocional" ofreciendo en sus testimonios "toda suerte de escabrosos detalles" sobre las violaciones que falsamente atribuía a su compañero, y ello a pesar de que conocía que éste "se encontraba privado cautelarmente de libertad".

En el juicio contra Amparo, el joven denunciado, tras admitir haber mantenido relaciones con la chica, atribuyó la falsa acusación a su decisión de romper la relación con ella, y por eso rechazó acudir a su fiesta de cumpleaños del 12 de julio de 1997.

Al día siguiente, la chica se presentó ante la Guardia Civil de Alfacar (Granada), "con pleno conocimiento de la total falta de certeza de lo que manifestaba", para denunciar que esa madrugada fue violada seis veces por F.P.C.

Inmediatamente el joven fue enviado a prisión hasta que siete días después quedó en libertad bajo fianza de 500.000 pesetas, y poco después, eximido de responsabilidad al archivarse el caso.

Para el juez de lo Penal 3 de Granada, Francisco Javier Zurita, resulta "difícil" estimar "en cantidad económica alguna" el perjuicio moral "de todo orden" ocasionado al joven, que "de la noche a la mañana vio como su reputación personal y profesional quedaba en entredicho", y su vida, "condicionada, de una u otro forma, prácticamente para siempre".

Cuando el acusado se querelló contra su denunciante, ésta se mostró al principio "renuente a admitir la incuestionable realidad" de que había mentido, aunque luego en el juicio seguido contra ella admitió "sin reparo alguno" la verdad de los hechos "al declarar que, efectivamente, lo de las violaciones no era cierto y que no sabe la razón de tal forma de actuar".

En su reflexión sobre la gravedad de los hechos, el juez Francisco Javier Zurita reflexiona sobre la perversión que para la Administración de Justicia tiene el delito de acusación y denuncia falsa, considerado por el Código Penal como "pluriofensivo", ya que, al margen de los daños que ocasiona al denunciado, vicia el "correcto funcionamiento del aparato judicial" al tener que investigar un hecho inventado.

24/06/2001