Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Al ritmo actual, los divorcios superarán a los matrimonios dentro de seis años

LA VOZ DE GALICIA
Domingo, 30 de noviembre de 2003

(Fernanda Tabarés | Redacción)

El porcentaje de crecimiento anual de separaciones en España cuadruplica al de uniones

Desde 1981, se han producido un millón y medio de rupturas legales

Internet, el último recurso para tramitar una separación de manera «sencilla y barata»

En Galicia nos casamos menos

Publicado el

La estructura social española está cambiando.

Tanto, que, de mantenerse el ritmo actual, la tasa anual de divorcios superará a la de matrimonios en apenas seis años.

Esta circunstancia, unida al incremento constante de las uniones civiles, de las parejas de hecho y de los hijos nacidos fuera del matrimonio, dibujan un futuro para España impensable hace tan solo veintidós años, cuando Francisco Fernández Ordóñez impulsó la Ley del Divorcio, una norma a la que se han acogido los tres millones de españoles que desde 1981 han roto legalmente con sus parejas.

Según datos del Instituto de Política Familiar (IPF), que serán presentados la próxima semana, cada cuatro minutos se rompe un matrimonio en España.

Un ritmo que, además, no deja de acelerarse, ya que el crecimiento anual de las separaciones ronda el 26% y casi cuadruplica al de los matrimonios, situado en el 7%.

En el año 2002, 115.049 parejas decidieron separarse o divorciarse, frente a las 16.334 que lo hicieron en 1981. Mientras tanto, durante esos 22 años, el número absoluto de matrimonios se estacionó en 200.000, aunque en relación con la población la disminución ha sido radical.

Menos estables

El estudio del IPF desvela también que los matrimonios duran cada vez menos. La mitad de los casados se separan antes de los diez años de convivencia, y siete de cada diez no consiguen superar la barrera de los quince años.

España avanza también hacia el modelo europeo en el retroceso de los matrimonios religiosos. Una de cada cuatro uniones que se registraron en el 2000 fueron por la vía civil, frente al testimonial 5% de 1981. Canarias, Baleares, Cataluña y el País Vasco son las comunidades con mayor porcentaje de bodas civiles, mientras que en Extremadura, Murcia y Andalucía más de ocho de cada diez parejas prefieren pasar por la vicaría.

La normalización de la figura del «hijo extramatrimonial» es otra de las características de la España que viene. Uno de cada cinco niños ya nacen en España fuera del matrimonio.

En 1995 esta situación sólo se daba en uno de cada diez.
 Internet, el último recurso para tramitar una separación de manera «sencilla y barata»

A la hora de romper con la pareja, la virtualidad puede tener sus ventajas. Abogados de todo el mundo han descubierto en Internet un sistema para evitar que los matrimonios que han decidido poner fin a la convivencia vuelvan a verse las caras.

El bum de los divorcios online ya está arrasando en España. Una demostración: el buscador Google escupe las direcciones de 567 sitios dedicados a informar sobre rupturas a través de la Red.

«El sistema permite al usuario disponer de un servicio más barato, rápido y cómodo», asegura Juan Antonio Maldonado, director el bufete granadino Maldonado y Asociados que acaba de incorporarse a la lista creciente de abogados que confían en las posibilidades de los servicios online .

«Al principio algunos clientes desconfían, sobre todo a la hora de efectuar cualquier pago a través de Internet», reticencias que este despacho se ha propuesto eliminar cobrando los servicios «una vez finalizado el procedimiento».

Casi todas las empresas que se dedican a organizar separaciones y divorcios a través de Internet -de mutuo acuerdo, en todos los casos- siguen el mismo modelo. En una primera fase, se asesora jurídicamente a la pareja y se le ofrece una propuesta de mediación.

El convenio regulador de la separación se rellena a través de la Red, un trámite que suele estar listo en 48 horas. A continuación, se redacta la demanda de separación o divorcio de mutuo acuerdo, una vez que el bufete haya recibido toda la documentación necesaria.

El despacho envía los papeles a un procurador de la localidad en la que reside la pareja, que es el que contacta físicamente con ellos para que firmen.

El precio de los divorcios a través de Internet suele rondar los 500 euros.

14.000 páginas web

Si en España el sistema está empezando a implantarse, en Estados Unidos goza ya de una salud envidiable. Miles de parejas que deciden divorciarse y que no tienen hijos encuentran claves sobre el procedimiento en alguna de las 14.000 páginas dedicadas a la cuestión.

En ellas se ofrecen separaciones ipso facto por apenas 250 dólares, una menudencia si se comparan con los 1.500 que cuesta, como media, plantar legalmente a la media naranja en EE.?UU.

La estructura social española está cambiando. Tanto, que, de mantenerse el ritmo actual, la tasa anual de divorcios superará a la de matrimonios en apenas seis años.

Esta circunstancia, unida al incremento constante de las uniones civiles, de las parejas de hecho y de los hijos nacidos fuera del matrimonio, dibujan un futuro para España impensable hace tan solo veintidós años, cuando Francisco Fernández Ordóñez impulsó la Ley del Divorcio, una norma a la que se han acogido los tres millones de españoles que desde 1981 han roto legalmente con sus parejas.

Según datos del Instituto de Política Familiar (IPF), que serán presentados la próxima semana, cada cuatro minutos se rompe un matrimonio en España. Un ritmo que, además, no deja de acelerarse, ya que el crecimiento anual de las separaciones ronda el 26% y casi cuadruplica al de los matrimonios, situado en el 7%. En el año 2002, 115.049 parejas decidieron separarse o divorciarse, frente a las 16.334 que lo hicieron en 1981.

Mientras tanto, durante esos 22 años, el número absoluto de matrimonios se estacionó en 200.000, aunque en relación con la población la disminución ha sido radical.
 En Galicia nos casamos menos

Durante el año 2000, la tasa de nupcialidad en Galicia se situó en 4,4 matrimonios por cada mil habitantes, frente a los 5,1 en que se situó la media estatal. En el caso de las provincias de Lugo y Ourense, este indicador fue un punto y medio inferior al registrado en el resto de España.

En cuanto a la edad a la que los gallegos celebran su primer matrimonio, la media del 2000 fue de 30 años para ellos y de 27,7 para ellas, unas cifras situadas en la media de España.

El número de uniones religiosas en Galicia multiplica por cuatro el de las civiles, si nos atenemos a los datos referidos a ese año. En este período, 2.676 parejas optaron en nuestra comunidad por el matrimonio civil, frente a las 9.279 que prefirieron la opción católica. En el mismo tramo de tiempo, se registraron 4.232 rupturas legales -separaciones y divorcios-, según datos del INE.

En este punto, la tasa más alta la ostenta Cataluña, en donde se produjeron 15 separaciones y 10 divorcios por cada diez mil habitantes.


 
Gráfico Divorcio 2003