Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Los divorciados gallegos reclaman la custodia compartida de los hijos

LA VOZ DE GALICIA, 14/10/2003

Pretenden que las responsabilidades se compartan al 50% también después de que se rompa el matrimonio.

Esta figura ya existe en otros países y se aplica ocasionalmente en España. «Si la pareja rompe, no tiene por qué desaparecer la familia» MANUTENCIÓN | El cálculo de las pensiones debería ser replanteado LUCHA DE SEXOS| Una solución que satisface por igual a hombres y a mujeres

Publicado el

(David Gippini | santiago)

Los divorciados gallegos están cansados de luchar por la patria potestad de los hijos cuando se rompen los matrimonios, y están decididos a luchar para que se implante la solución que ellos consideran justa: la custodia compartida.

Esta figura consiste en una fórmula por la cual los progenitores comparten al 50% las responsabilidades y los derechos sobre sus hijos, sin que exista un papel preponderante por ninguna de las dos partes.

La posibilidad legal ya existe, y se da en algunos casos, pero no es lo habitual. En caso de divorcio, la legislación española concede por defecto la custodia a uno de los dos progenitores, la madre en un 95% de los casos. A partir de ese momento, le corresponde al juez y a las partes regular un régimen de visitas para la otra parte, así como las pensiones de manutención.

Invertir la situación La Asociación Galega de Pais e Nais Separados y otros colectivos de divorciados proponen que se invierta la situación y que la custodia compartida se convierta en la primera opción y que sólo se dé preferencia a uno de los progenitores cuando esto beneficie a los hijos. Antonio Díaz Piñeiro, presidente de la asociación, cree que esta sería la solución más justa, ya que «si una pareja toma las decisiones conjuntamente mientras está casada, el divorcio no tiene por qué cambiar esto».

Para lograr este objetivo, los padres y madres separados anuncian movilizaciones que comenzarán el próximo mes de noviembre con un encuentro en A Coruña que servirá para dar a conocer sus reivindicaciones a la sociedad. Son conscientes de que la solución a sus problemas pasa por Madrid y que la Xunta no tiene capacidad para legislar sobre estas cuestiones, pero también saben que el primer paso es dejarse oír.