Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Una veintena de denuncias cada día de hombres por malos tratos

Interior registra una media diaria de dos delitos y 20 faltas, una estadística 23 veces inferior a la de las mujeres, pero que crece y moviliza a las primeras asociaciones de afectados en España.

- "Llegas a creerte que eres el culpable de lo que te ocurre"

- Los padres sin custodia se consideran víctimas

M. J. GUZMÁN / S. SANTOS.

La violencia doméstica no es un problema exclusivo de las mujeres. Las comisarías y juzgados españoles registran actualmente una veintena de denuncias diarias (dos por delitos y unas 20 por faltas) que dejan constancia de una situación que no siempre sale a la luz.

¿Falta de concienciación?

¿Una cuestión de dignidad o vergüenza?

Publicado el

Las opiniones son tan variadas como las estadísticas. De hecho, hasta hace poco estas cifras no se registraban pero los datos recogidos por el Ministerio del Interior, facilitados por el Instituto Andaluz de la Mujer, nueve asesinatos en la pareja, de ellos en la comunidad andaluza. Esta cifra se multiplica por siete en el caso de las mujeres y, para algunos colectivos que trabajan con mujeres maltratadas, requiere matizaciones, ya que en algunos casos las agresoras son maltratadas que actúan en defensa propia.

Aun así, los datos oficiales reflejan una realidad preocupante. El análisis detallado de cada uno de los casos destapa conflictos que no siempre están vinculados estrictamente a la pareja.

Así, en los cuatro primeros meses del año -único balance cerrado por Interior- fallecieron 11 hombres por violencia familiar: dos a manos de sus parejas y otros dos por sus propios hijos, mientras que cinco fueron asesinados por sus padres y otros dos por otros parientes.

Otros registros no oficiales elevan hasta una decena las muertes de hombres a manos de sus mujeres o compañeras sentimentales, un dato que se acercaría al balance del año anterior, cuando la lista negra se situó en 19 hombres asesinados por violencia doméstica.

Valencia, Canarias y Andalucía se producen el mayor número de casos.

Las denuncias son escasas cuando las víctimas son masculinas, según se refleja en los estudios presentados por Interior.

Las denuncias de "hombres maltratados por sus cónyuges o análogos", según reza en el epígrafe de los datos oficiales, ascienden a 4.682 (589 delitos y 4.093 faltas) durante 2002.

La media sería de una denuncia cada día por delitos cometidos contra hombres y otras 11 por faltas relacionadas con agresiones. Si se mantuviera la tendencia registrada hasta el mes de abril, este año se cerrará con el doble de casos de maltrato a hombres.

A pesar de este crecimiento, las cifras no pueden equipararse con las de mujeres maltratadas -30 denuncias al día por delitos y 118 por faltas-, pero son más que suficientes para abrir un debate social que ayude a este colectivo de hombres a romper su silencio.

Los pioneros de esta lucha están en Canarias donde hace justamente un año se creó la primera asociación de hombres maltratados, que ya cuenta con una veintena de socios.

Su objetivo, en palabras de su presidente, Juan Carlos Rodríguez, es "cubrir un vacío en un ámbito en el que hasta ahora ha primado la vergüenza y el silencio antes que confesarse hombre maltratado". Esta entidad pretende proteger a quienes sufren maltrato físico, psicológico o sexual .



Según los responsables de esta asociación, ya están en conversaciones con otros afectados de Valencia, donde pronto podrían abrir una delegación, Madrid, Galicia e incluso de Bélgica.

En Andalucía, en concreto en Granada, un grupo de hombres, padres separados o divorciados, barajan también la posibilidad de asociarse para defender sus derechos y defenderse de la violencia que, según ellos, reciben de sus ex parejas y su entorno familiar.

Los planes de futuro de este colectivo canario son ambiciosos. Rodríguez plantea un observatorio de violencia doméstica, crear la figura del psicólogo de oficio para estos hombres e incluso sustituir los institutos de la mujer por los de la familia.

Sus sugerencias no han pasado inadvertidas, pero tampoco han recibido muchos apoyos.

La directora del Instituto Canario de la Mujer ha sido rotunda: "Rechazamos cualquier violencia, pero la que padecen las mujeres no se puede comparar, porque es estructural, hablamos de una expresión de dominio sobre las mujeres, su cuerpo, su mente y su poder económico".