Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Custodia compartida: Una fórmula que ya se ha implantado en otros países

De la revista Consumer
Yolanda Álvarez para Consumer.es
Octubre 2003
http://www.consumer.es/web/es/especiales/66380.jsp

Publicado el

De los resultados obtenidos de las experiencias en otros países, así como de la opinión de distintos expertos en esta materia, se desprenden las principales ventajas e inconvenientes que comporta la custodia compartida.

Respecto a la custodia monoparental o exclusiva, la coparentalidad conlleva beneficios tanto para el menor como para la relación entre los progenitores:

Se preserva mejor la continuidad de la vida familiar del niño. Según el psicólogo infantil Julio Bronchal, que ha investigado los efectos de la separación en la vida de los hijos, “con la presencia de los dos progenitores, el hijo es consciente de tener dos padres que lo quieren y se ocupan de él por igual, lo que comporta una mayor estabilidad psicológica del menor y tiene su reflejo en el mejor ajuste personal, social y escolar del niño.”

Las distintas experiencias en custodia compartida han demostrado que se reduce el fracaso escolar, así como las posibles carencias de afectividad.

La presencia de las dos figuras, paterna y materna, en la educación facilita una distribución de las tareas de crianza, la participación en la toma de decisiones y la superación del cliché machista de “padre proveedor” y “madre cuidadora”, lo que según Bronchal, “favorece, por una parte, la integración social y laboral de las mujeres y, por otra, estimula en los hombres valores considerados tradicionalmente femeninos”.

Los niños desarrollan una mentalidad y actitud distinta ante la ruptura de sus padres, al no culpabilizarse por ella y seguir manteniendo la relación con los dos.

“La custodia compartida exige que el niño tenga que adaptarse a dos maneras de entender la vida”, asegura Julio Bronchal. Asimismo, el presidente de APFS, Juan Luis Rubio, destaca “una disposición más positiva a las posibles relaciones futuras de pareja como adultos”.

La relación de los ex cónyuges resulta menos conflictiva, ya que han debido establecer un acuerdo previo, y desaparecen muchos de los aspectos que más enfrentamiento provocan: la utilización del piso conyugal, el pago de pensiones compensatorias, el impedimento de régimen de visitas, etc. Y, lo que aún es más importante, se deja de utilizar a los hijos como arma arrojadiza o de presión en el reparto de bienes. Como consecuencia, el número de litigios por separación o divorcio descendería, como demuestran las experiencias en otros países.

El padre se siente más implicado e integrado en la educación y desarrollo de sus hijos, al permitirle mantener sus lazos de afectividad y una relación constante. Este hecho supone una ventaja añadida, ya que reduce el impago de pensiones.

Según explica el psicólogo Bronchal, “el actual sistema de custodia monoparental favorece la deserción de las obligaciones de los padres, consecuencia directa del escaso papel y contacto que se les asigna en la vida de sus hijos”.

Entre los inconvenientes que se suelen adjudicar a la custodia compartida, destacan:

El continuo cambio de domicilio cuando se opta por la alternancia entre la vivienda materna y paterna. Los detractores de la custodia compartida arguyen que el hecho de que el menor esté haciendo maletas continuamente y vaya de un sitio para otro perjudica a su estabilidad emocional.

Sin embargo, Julio Bronchal niega que la estabilidad contextual se corresponda con la emocional: “Si así fuera, los orfanatos y reformatorios serían sitios ideales para educar niños, mientras que irse de vacaciones sería un atentado a la salud psicológica de los menores. Lo fundamental es el entorno afectivo que rodea al niño, no las paredes.”

Existe una mayor exigencia y necesidad de entendimiento entre los ex cónyuges, para establecer el acuerdo, que en algunas situaciones resulta muy complicado, debido al profundo deterioro de la relación de pareja.