Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Un padre denuncia ante la Fiscalía la manipulación de sus hijos

Transcribo esta carta por encargo de un compañero que se encontró con que el último día que acudió a APROME para recoger a sus hijos, estos se negaban a ir con él y ?montaron un pollo?.

Entonces decidió actuar usando de su Patria Potestad y poniendo el caso en conocimiento del fiscal de menores dado el daño infligido a sus hijos, y la obligación tanto del Estado Español como suya propia de velar por los mismos.

Publicado el

ANTE.
EL JUZGADO DE GUARDIA DE XXXXXX.
EL MINISTERIO FISCAL.

COMPARECE.

XXXXXXXXXXXXX, mayor de edad, con D.N.I. XXXXXXXX, y con domicilio a efecto de comunicaciones en XXXXXXXXXXXX. comparece y

MANIFIESTA.

Que su estado civil es el de separado de Dña XXXXXXXXX, con quien comparte tres hijos menores de nombres XXXXXX, XXX. XXXX, de 11, 9 y 6 años de edad respectivamente, hijos también de Dña XXXXXXX, quien tiene en este momento atribuida por sentencia la Guarda y Custodia de los mismos a los que se atribuye el uso y el disfrute de la vivienda familiar, propiedad del compareciente y situada en XXXXXXXXX.

Que en la mañana de ayer Sábado, día 20 de Septiembre, a las 10h., en cumplimiento del régimen de visitas establecido se persono en las instalaciones del “Punto de Encuentro” de APROME en la C/.XXXXXX - lugar acordado para la realización de los intercambios- a las 9,45 h., con la finalidad de recogerles a las 10 h. produciéndose los siguientes hechos que seguidamente refiere y denuncia.

DENUNCIA.

como padre de sus tres hijos XXXX, xxxxx y XXXXXX, y EN CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES QUE LE IMPONE EL EJERCICIO DE LA PATRIA POTESTAD.

Que los tres hijos presentaban una fortísima actitud de hostilidad hacia su padre, rechazando por completo su presencia, encontrándose atemorizados, presos de pánico, “como si de la visita de un criminal se tratase”.

Que la presencia del padre fue rechazada constantemente por los hijos tras numerosos intentos, no aceptando acompañarle “ni arrastras” y a pesar de las insistentes conversaciones que supongo para disuadirles de esta actitud de rechazo mantuvieron con ellos las profesionales de APROME Sta. XXXX y Sta. XXX. testigos de la situación.

Que a las 10,50 h. todavía persistía dicho rechazo hacia el padre, momento en el que manifiesto a APROME que de no poder retirar a sus hijos voluntariamente en el breve plazo que tardase en tomar un café en un bar contiguo y subir, se vería obligado a recurrir a la ayuda de las Fuerzas de Orden Público (Policía Nacional) para ejercer su derecho de visita, tal y como se le faculta por el Juez en el Auto de Ejecución de Sentencia correspondiente, siendo su intención seguidamente la de presentar a los menores ante el Ministerio Fiscal.

Informó a APROME de su intención, postura que ésta organización le desaconseja por indeseable para los niños. Se reitero en su obligación como padre -aclara, que no derecho- de ejercer la misma para proteger los derechos de sus hijos.

Que a las 11,10 h. consigue llevar consigo a sus hijos, no sin gran reticencia, casi arrastras , y totalmente forzados.

Seguidamente manifiesta a APROME su voluntad de denunciar los hechos ocurridos, solicitando realizasen en el momento un informe preciso de los mismos para incorporarle a la denuncia, informe que se le niega.

Que a lo largo del Sábado y el Domingo el padre dedicó íntegramente el tiempo a sus hijos, reanudando en éste breve tiempo parte de la cordialidad perdida con él y con su familia.

Que cita como antecedente que el último periodo en el que el padre mantuvo comunicación con sus hijos fue el pasado día 4 de Agosto, previo disfrute de aproximadamente un mes de vacaciones con una relación afectiva muy satisfactoria con el padre, abuelos paternos y entorno paterno.

Concurriendo estas circunstancias, ESTE CAMBIO RADICAL DE ACTITUD EN LOS TRES HIJOS, DESCARTADA CUALQUIER CAUSA DEL ENTORNO PATERNO-FILIAL QUE LO JUSTIFIQUE, SÓLO PUEDE EXPLICARSE A TENOR DE UN EXTREMADAMENTE GRAVE MALTRATO REALIZADO POR PARTE DE PERSONAS QUE EL MINISTERIO FISCAL DETERMINARA TRAS LA OPORTUNA INVESTIGACIÓN.