Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

¿Qué es la mediación familiar?

Esta mediación se aplica en asuntos de familia, incluyendo personas casadas y no casadas, antes y después de sentencias incluyendo la disolución del matrimonio, división de la propiedad, responsabilidad parental única o compartida, o alimentos, custodia y régimen de visitas.

Publicado el

Yo estoy obligada a guardar secreto y nada de lo que se diga aquí podrá ser usado en un juicio.

Al terminar, las notas que estoy tomando serán destruidas, así no queda ningún registro de lo que aquí hablamos.Mi rol será ayudarlos a identificar primero los temas a discutir, clarificar los intereses de cada uno, y asistirlos en un proceso que buscará una solución que les convenga a los dos."

A lo largo del proceso, yo mantendré mi imparcialidad, dado que no tengo ideas preconcebidas acerca de una solución u otra. Por lo tanto, yo no puedo darles a Uds. soluciones propias.

Voy a invitar a cada uno de Uds. a explicar su punto de vista, en orden y sin interrupciones de la otra parte. Tomen notas, y si tienen preguntas, las guardan para cuando les toque el turno de hablar. después de oír a los dos, desarrollaremos algunas soluciones entre todos. están listos?”

Este discurso de apertura tiene que ser evaluado a través de hacer las siguientes preguntas:

Es un texto conciso, sencillo y libre de palabras complejas? Incita a las personas a sentirse cómodas. Convence por su profesionalismo, o deja aspectos que desear? Demuestra la confianza del mediador en el proceso y en su propia habilidad de manejarlo?

Establece la neutralidad y convence a las partes que Ud. no esta allí para juzgarlas? Quedó claro cómo se van a comunicar las partes entre sí y con Ud.? Y qué lenguaje corporal usó para entregar este discurso?

2.b Invitar a las partes a presentar sus puntos de vista, en orden

Esta es la oportunidad de las partes de presentar su visión del problema, sin interrupciones. Quien empieza a contar su historia primero, dicen algunos autores, no tiene importancia. Otros dicen que el primer relato “coloniza” la historia, y por lo tanto el segundo relato es sólo una refutación al y defensa contra el primero.

La posibilidad de construir un escenario con palabras, de cuya veracidad no se piden pruebas en la mediación es una motivación muy fuerte para las partes. Ambas tratarán de ofrecer al mediador un relato convincente de sus motivos y aspiraciones, opuesto al del otro. Y también usaran la oportunidad para ventilar sus frustraciones y emociones.

Pero el mediador, desde su punto de vista, tiene el único propósito de recoger la mayor cantidad de información posible. De esta información van a salir los temas principales sobre los cuales va a girar la discusión. La herramienta del mediador aquí es la escucha reflexiva.

La gran tentación a evitar es la de ponerse a decidir quien de las partes tiene la razón, o quien está equivocado. No es la tarea del mediador la de juzgar. Las dos narrativas merecen igual interés, así que el mediador pondrá igual atención hacia las dos partes, tomando las notas necesarias. Y hará las preguntas adecuadas para solicitar mas información, cuando lo necesite.

Cuando haga preguntas, o reformule algún punto, el mediador hará uso de un lenguaje neutral, que no refleje ningún enjuiciamiento. Una de las herramientas valiosas de este proceso es la habilidad de preguntar reenmarcando el hecho sobre el cual se pregunta en una luz diferente, sin calificaciones.

Las preguntas van hacia lo básico:
quien?
Cuando?
De qué modo?
En qué lugar?
Por qué?

Y son abiertas, por que buscan ampliar la información sobre un tema dado.

2.c Resumir los puntos en disputa

Cuando tenga identificados los temas en discusión, definidos en palabras neutrales, sin enjuiciamientos, y escrito dichos temas en el rotafolio, el mediador ha invitado a las partes a concentrarse solamente en esas áreas contenciosas.

Después de extraer los temas principales, de los múltiples argumentos con que las partes se enredan en la conversación, el mediador pasa al segundo paso, que es el de establecer prioridades en la lista de temas. Esto ayudará a las partes a identificar y clarificar sus propios intereses y necesidades.

Esto se hace escribiendo los temas principales en un rotafolio. De esta manera, los temas se transforman de ideas dentro de la cabeza de las partes, en items para una agenda; toman una nueva realidad para ellas, y pueden ser ordenadas de acuerdo a su urgencia o importancia.

Esta categorización de los temas se hace agrupando temas generales y yendo luego a los aspectos específicos. Cuando se han definido las tareas específicas, se podrá decidir quien hace qué y para cuando.

Una segunda ventaja de tener los temas escritos en un rotafolio frente a las partes, es mover la discusión de una posición centrada en los intereses propios, hacia un estilo de pensamiento dedicado a la solución de problemas conjuntos.

Las partes se ven invitadas a mirar a una lista de problemas comunes, descriptos de un modo neutral por el lenguaje del mediador. (Ver estrategias del lenguaje del mediador aquí.) Los items listados son la serie de problemas a resolver por cooperación entre las partes, no por oposición, y cada vez que las partes vuelvan a pelearse entre sí, el mediador podrá volverlos a la tarea señalando a la lista de temas escrita en el rotafolio.

Es importante, cuando estos temas están escritos, usarlos para diferenciar qué se puede mediar y qué no es mediable. Lo que es mediable es aquel tema que puede ser identificado y resuelto con los recursos que las partes tengan disponibles.

Esta guía va a servir para diferenciar entre la cantidad de temas que se van a presentar en la conversación. Aquellos que hay que dejar pasar sin siquiera mencionar de nuevo. Las diferencias de personalidad que hicieron fracasar al matrimonio no son mediables:
conseguir una distribución equitativa de lo que las partes tienen es mediable. Si el mediador se mantiene firme, va a demostrar que es posible rescatar objetivos claros de la confusión emocional, y esto va a ser muy útil como ejemplo para las partes.

2.d Invitar a generar la mayor cantidad de soluciones posibles

La técnica del torbellino de ideas es la más conocida para esta tarea. Frente a la lista de temas, listados por prioridad, se invita a las partes a trabajar en el tema más fácil o más difícil, a su elección, pensando en todas las ideas posibles. Se estimulan todas las ideas, sin crítica, y se las van anotando en el rotafolio. después de un tiempo, se observan aquellas que sean viables y se las ofrece de nuevo a las partes para su estudio.

Este proceso tiene que producir alternativas, desarrollar algunos intereses comunes (el bienestar de los hijos, por ejemplo), y se hizo claro cuales son los costos para cada una de las partes si no llegan a un acuerdo mediado.

En el transcurso de esta conversación, es posible que se generen situaciones difíciles: las partes vuelven a pelearse, sé desconcentran de la tarea, o retienen información necesaria. Se puede producir un impasse, o un bloqueo a la comunicación, a resolverse mediante la reunión privada o caucus.

El mediador ha presentado la idea del caucus en su discurso de apertura. En esta reunión, que es confidencial entre la parte y el mediador, se pueden hacer algunas conductas que están impedidas en la reunión general: se puede expresar emociones tales como rabia u hostilidad, se puede aportar información que seria riesgosa proponer estando frente a frente, se pueden expresar temores privados, explorar sugerencias de arreglo o simplemente se puede verificar que el mediador realmente entiende un punto importante para la parte. También el abogado de la parte puede estar presente en esta reunión privada.

El mediador usará el caucus para obtener información, especialmente si percibe que hay información retenida por alguien, puede ofrecer ideas o propuestas, o promover la flexibilidad de la parte en entender opciones diferentes, o simplemente poner límites a las demandas exageradas de alguien.

El mediador debe ser muy cuidadoso al presentar la opción de la reunión privada, para mantener la imparcialidad y neutralidad. A este punto, es aconsejable que: tome nota del tiempo de comienzo de la reunión privada; explique nuevamente la cláusula de confidencialidad; diga explícitamente para se hace el caucus, tome notas, reciba información, ideas y propuestas, y verifique qué es transmisible a la otra parte y cual no.