Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Los bienes gananciales

Introducción

A continuación exponemos cuáles son los bienes que pertenecen de forma conjunta e indistinta a los esposos.

Como regla general (artículo 1.361 del Código Civil), se presumen gananciales los bienes existentes en el matrimonio, mientras no se pruebe que pertenecen únicamente al marido o a la mujer

Publicado el

Pagadas las deudas y cargas de la sociedad, se abonarán las indemnizaciones y reintegros debidos a cada cónyuge hasta donde alcance el caudal inventariado, haciendo las compensaciones que correspondan cuando el cónyuge sea deudor de la sociedad. Cuando se hayan hecho las deducciones en el caudal inventariado, el remanente constituirá el haber de la sociedad de gananciales que se dividirá por mitad entre el marido y la mujer o sus respectivos herederos.

Si uno de los cónyuges resultare en el momento de la liquidación acreedor personal del otro podrá exigir que se le satisfaga su crédito adjudicándole bienes comunes, salvo que el deudor pague voluntariamente.

Además, cada cónyuge tiene derecho a que se incluya con preferencia en su haber, hasta donde éste alcance: a) los bienes de uso personal; b) la explotación agrícola, comercial o industrial que hubiere llevado a cabo con su trabajo; c) el local en que ejerza su profesión; d) en caso de muerte del otro cónyuge, la vivienda donde tuviese la residencia habitual. En los dos últimos casos, el cónyuge podrá pedir a su elección que se le atribuyan los bienes en propiedad o que se constituya sobre ellos a su favor un derecho de uso o habitación. Si el valor de los bienes o el derecho superara el del haber del cónyuge adjudicatario, deberá éste abonar la diferencia en dinero.

Si en el procedimiento judicial llegados al momento de practicar la liquidación no existe acuerdo entre los cónyuges sobre aquélla, se nombrará por el juzgado a un contador que se encargará de realizar estas operaciones de liquidación conforme a las reglas previstas en la ley y que han sido expuestas en los anteriores parágrafos.

En la mayoría de casos, estas operaciones para determinar los bienes integrantes del activo y pasivo de la sociedad así como sus valoraciones, y más aún las operaciones para la liquidación se convierten en tareas muy complicadas. Por ello, les recomendamos que en todo caso se asesoren con un abogado, cuya intervención además es obligada siempre que se acuda a la vía judicial.

Practicada la liquidación de la sociedad, deberá inscribirse la escritura de disolución y liquidación de la sociedad de gananciales (en los casos de defunción o en los demás en que medie acuerdo de los esposos), o en su caso, la resolución judicial que lo acuerde en los correspondientes Registros a fin de hacer constar cara a terceros esos cambios en la titularidad de los bienes.


Información obtenida en  Club Estrella