Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

CARTA ABIERTA: ESTUDIANTES MENORES EDAD, EMANCIPADOS Y MAYORES DE EDAD

EXCMO. SR. CONSEJERO DE EDUCACION JUNTA DE CASTILLA Y LEON VALLADOLID

Valladolid, 30 de Julio de 2.003

Excmo. Sr.:

Ud. está a cargo de una Consejería que tiene la responsabilidad de dar educación y estudios a nuestros hijos, a los hijos de padres separados y divorciados.

Publicado el

Esta ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS, con el Nº Nacional 119.904, exige que esa Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, cumpla sus obligaciones con todos los hijos de padres separados y divorciados de esta comunidad, así como con los hijos que procedan padres no casados, pero que vienen conviviendo con un solo progenitor.

Muchos de nuestros hijos han sido testigos de una tremenda violencia propiciada por instituciones, que nos han debido ayudar cuando hemos pasado por dificultades. Aún hoy, la política familiar de la Junta de Castilla y León es la denuncia entre esposos y la expulsión sumarísima del esposos y padre de familia, notoriamente, del domicilio familiar, y ver a nuestros hijos unos pocos días al año. También es el caso de algunas esposas y madres.

Discrepamos rotundamente de los consejos que da la Junta de Castilla y León en el folleto que ha puesto a disposición de nuestras esposas: HAZLO POR TI.

En estos momentos, la Fiscalía General del Estado, está investigando la situación personal de los menores, que sin autorización del legítimo esposo y padre, ciudadano español, son ingresados por esposas y madres en casas de acogida, pisos tutelados y centros de emergencia, financiados por la Junta de Castilla y León, sin que ningún juez tutele sus derechos personales, distintos de los de su padre y madre.

Es nuestra obligación de padres exigir que nuestros hijos vean respetada su propia personalidad. Eso es lo que exigimos a esa Consejería de Educación.

Nosotros queremos la mejor educación para nuestros hijos, durante su minoría de edad, durante su emancipación, que, en estos casos, según el artículo 320-2º del Código Civil, la pueden pedir a partir de los 16 años, o su mayoría de edad.

Nadie dude de que queremos lo mejor para ellos, queremos la mejor educación. Dos son los caminos que existen para ayudarles a completar los estudios que puedan y quieran hacer. Aportación directa de sus padres o becas o ayudas, a pagar a través de nuestros impuestos.