Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Escrito al TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
EXCMO. SR. MINISTRO DE JUSTICIA
MADRID

Asunto: VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS ECONOMICOS DE LOS MENORES E HIJOS, EN GENERAL, DE MATRIMONIOS SEPARADOS Y DIVORCIADOS Y A PUNTO DE SEPARARSE O DIVORCIARSE

PETICIÓN EXPRESA DE LA RETIRADA DEL LIBRO:
LA SEPARACIÓN MATRIMONIAL, PUBLICADO POR EL BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO

Publicado el

Ante las brutalidades que estamos sufriendo en los juzgados, nosotros  y nuestros hijos, insistimos que muchos de los convenios de mutuo acuerdo no son tales. Hay unos riesgos muy graves para nuestros hijos, en manos de asociaciones y abogados que no se toman la molestia de reunir a los dos padres. Saben que las medidas provisionalísimas o provisionales doman a los esposos y padres, con el chantaje emocional de nuestros hijos, como telón de fondo, y graves problemas sociales, personales, de muchas esposas y madres, de los que no somos culpables..

En cuanto a los puntos de encuentro, la neutralidad de muchos de los mismos brilla por su ausencia. En Castilla y León están dentro de la red de malos tratos a mujeres. Me temo que no incluyen los malos tratos que nos inflingen los abogados, jueces y fiscales, a nuestros hijos y a nosotros. Y lo peor, los argumentos.

 

3.- Separación de mutuo acuerdo. Esta es una de las violaciones más grandes que se vienen produciendo en estos procesos, que sólo se nos ofrezca un mutuo acuerdo o tú verás. Se nos obliga a reconocer los motivos que alegue la otra parte y aceptarlos. Eso es una violación de derechos humanos. Los abogados de oficio que atacan a nuestros hijos, no ofrecen otra alternativa. O firmas esto, pagando la mitad, o al juzgado a que te expulse el juez y encima pagas litis expensas, como hay casos. Sí, Excmo. Sr.  Ministro, esa es la justicia gratuita y derecho constitucional que dan a las mujeres, le pagamos los padres con los bienes de nuestros hijos. Nos ofrecemos a demostrárselo.

Se  habla de que lo habitual es que los hijos  menores se queden bajo la guardia y custodia de la madre. ¿ Esa es la igualdad entre hombres y mujeres, por la cual se gastan tantos millones ?. ¿ Esta es la imparcialidad del Boletín Oficial del Estado ?.

No podemos consentir que el Boletín Oficial del Estado publique esto y denigre la custodia compartida o alterna. Lo que perjudica a nuestros hijos son los procesos que organizan muchas madres, que no exige la ley, y la solución de sus problemas económicos, que debería pasar por buscar un trabajo, ya que eso no lo exige ningún juez, pero pueden exigir y condenar a una pensión compensatoria eterna. Eso es lo que exigen los abogados que malpaga el estado español, mediante la falsamente nombrada justicia gratuita.

Habla esta publicación del Boletín Oficial del Estado de que la patria potestad con la mayoría de edad. Recordamos a ese Ministerio de Justicia y al Boletín Oficial del Estado que, en estos casos, según el artículo 320-2º , el Juez podrá conceder la emancipación a los mayores de dieciséis años, cuando los padres vivieren separados.

Todo convenio, auto o sentencia que no contemple la supresión del régimen de visitas, y el pago de la pensión de alimentos, sólo por el padre, cuando los menores lleguen a esa edad, y en último extremo, cuando lleguen a los dieciocho años,  están violando los derechos de nuestros hijos. Respetemos, todos, los derechos personales de nuestros hijos.

En esos momentos, los hijos nos tienen que decir a todos, y preferentemente a los padres, que es lo que quieren hacer. Una de las obligaciones de esos hijos es pedir ayudas y becas al estado o comunidad autónoma para estudiar si esa es su decisión. Ya no deben depender de los ingresos de sus padres para ese cometido. Si se lo niegan las instituciones, entonces, se lo tendrán que pedir a los dos padres, pero antes a los organismos públicos.

Se habla del que se marcha de la vivienda familiar. En una publicación libre como la que estamos analizando, por honor a la verdad, se debe decir al que se expulsa. Los padres no somos tan gilipollas como para no reconocer los hechos.