Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Escrito al TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
EXCMO. SR. MINISTRO DE JUSTICIA
MADRID

Asunto: VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS ECONOMICOS DE LOS MENORES E HIJOS, EN GENERAL, DE MATRIMONIOS SEPARADOS Y DIVORCIADOS Y A PUNTO DE SEPARARSE O DIVORCIARSE

PETICIÓN EXPRESA DE LA RETIRADA DEL LIBRO:
LA SEPARACIÓN MATRIMONIAL, PUBLICADO POR EL BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO

Publicado el

Esa firmeza de las autoras de este libro no la compartimos. Si son causa de separación o divorcio si que exigimos que lo certifiquen así los doctores y los policías, jueces o fiscales que tramiten esas denuncias, por escrito. Si tanta seguridad tiene todo el mundo que eso es la causa de las separaciones y divorcios deben decirlo por escrito y firmarlo en su momento, para que en los procesos de familia y matrimoniales todos tengamos la certeza de que esa es la causa. Un segundo juez no debe decidirlo, sino el primer juez que vea esos informen médicos y esas denuncias. ¿ Dónde está el problema ?.

Sobre lo que se denomina litis expensas, evidentemente, eso va en perjuicio de los menores, así como todos los gastos que originan los procesos, y que no exige la ley. Como padres debemos considerarlo un maltrato, en la mayor parte de los casos.

En cuanto a la justicia gratuita, su causa no es el matrimonio, sino los humildes medios o la pobreza de quien lo pide. Debería investigar el Consejo General del Poder Judicial los gastos que se han pasado a una familia de Salamanca por parte de una abogada de oficio, en el mes de Julio, máxime cuando el Ministerio Fiscal no compareció para representar y defender a los menores en una situación extrema. También piden litis expensas.  Según un estudio de la Asociación de Mujeres Juristas Themis en una tercera parte de las sentencias o procesos que investigaron no compareció el Ministerio Fiscal. Ello refuerza nuestra reflexión y consejo de defender los padres los intereses de los menores no emancipados contra sus madres. En muchísimos casos, las madres privan a sus hijos de sus legítimos derechos, de todo orden.

En cuanto a la exclusión de la publicidad en este tipo de procesos, dado que no se requiere hablar de intimidades, somos partidarios de que sean públicos, para debatir ante los ciudadanos los problemas sociales que están en el origen de muchas peticiones de esposas y madres, no en el matrimonio, que originan, lógicamente, una tremenda violencia.

Grave dolor nos produce que estas autoras, e impreso en la Imprenta del Boletín Oficial del Estado, se hable de que la mediación familiar es una manera pacífica de negociar la expulsión del padre de familia, normalmente, como se contempla más adelante en el libro, cuando en el estado español debe haber unos 3.000.000 de viviendas vacías. En la comunidad de Castilla y León hay 206.047 viviendas vacías, según el Instituto Nacional de Estadística. Guardia y custodia de los hijos, alguien tendrá que explicar las razones por las cuales los padres, en la mayoría de los casos,  somos padres visitantes de nuestros hijos. Qué les expliquen porque nos obligó el estado a casarnos en igualdad de derechos y deberes, si cuando se puede y debe demostrar, no es cierto. Cuando se hable de pensiones compensatorias, mejor no hablar.

Si esa el la mediación familiar que recomienda el Ministerio de Justicia y el Gobierno, mejor no hablarlo.

Una mediación que no contemple leer las leyes que puedan afectar a estos casos, y a las decisiones personales, respetables, de uno de los dos cónyuges y padres, de respeto de las mismas, si es el caso, estudiar la solución del problema de dos viviendas, de dos trabajos, y luego de los niños, pues no sirve para nada.

Si de eso van a hablar los mediadores familiares, y de eso se va a hablar en la Ley de Mediación que nos han prometido los actuales gobernantes de Castilla y León,  pues nos tememos que nace una ley muerta.

Quizá no interese a los políticos y a ciertas asociaciones  la carestía de la vivienda, paro, empleos precarios, pobreza, etc. Si de eso no se habla en la mediación familiar, no se nos trate de gilipollas a todos los esposos y padres del estado español.