Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Francia: el Gobierno reforma la ley del divorcio y simplifica la ruptura por mutuo consentimiento

Europa Press
9 de julio de 2003
El Consejo de Ministros francés aprobó hoy una reforma que facilitará los divorcios por consentimiento mutuo y aligerará los procedimientos en el resto de los casos.

Publicado el

El proyecto, presentado por los ministros de Justicia, Dominique Perben, y de la Familia, Christian Jacob, prevé, para los casos de acuerdo mutuo, una simple reunión, ante el juez de Asuntos Familiares, en la que los cónyuges arreglarán los problemas de tutela de los hijos, división de bienes y residencia.

Asimismo,la separación de la pareja durante un tiempo delimitado entre dos o tres años permitirá divorciarse, unilateral y automáticamente, a cualquiera de los cónyuges, en lugar de los seis años que es necesario esperar actualmente.

La persona que tome la iniciativa se compromete a asumir los costes judciales.

Los tres procedimientos que no son por consentimiento mutuo serán agrupados en una categoría y tratados igualmente por los magistrados en la primera audiencia.

La intención es agilizar así los trámites judiciales y dar más tiempo a las parejas para que decidan entre las diferentes formas de divorcio.

Asimismo, existirán pasarelas para pasar de una modalidad a otra, en caso de voluntad de rectificación durante el procedimiento de divorcio. En Francia se divorcian, al año, más de 100.000 parejas.

Una de las mayores polémicas de la ley que regula el divorcio en Francia es la categoría del "divorcio por faltas", que a pesar de su difícil y enrevesado procedimiento comprende al 40 por ciento de las parejas que se divorcian en Francia.

El procedimiento se basa en la necesidad de probar que uno de los cónyuges ha violado "gravemente o de manera reiterada" sus deberes como tal. Hoy en día, la discusión ante el juez para probar las faltas de uno de los cónyuges están, a menudo, encaminadas a exigir mayores reivindicaciones patrimoniales

Por ello, el texto del Gobierno separará la discusión sobre los bienes o el patrimonio de las faltas recibidas y limitará este divorcio a los casos en que se reclama una reparación moral.

Algunas asociaciones y expertos habían apostado por su abrogación, pero las asociaciones de defensa de la familia, y los círculos tradicionalistas y católicos han presionado para que se mantenga. "El divorcio por faltas sigue justificándose en algunos casos", declaró recientemente el presidente Chirac.

La revisión de la prestación compensatoria de un cónyuge a otro por divorcio será simplificada. El Gobierno, sin embargo, no cambiará el texto que legisla sobre la tutela de los hijos. El texto será examinado en otoño por la Asamblea Nacional.