Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Prólogo a la encuesta sobre Justicia y Divorcio

Por D. Gerardo Hernández Rodríguez
Profesor de Sociología de la Familia
UNIVERSIDAD DE A CORUÑA

Publicado el

JUSTICIA Y DIVORCIO
Asociación Galega de Pais e Nais Separados

Prólogo

Según un reciente informe de la Unión Europea1, el 14 por 100 de los matrimonios celebrados en la Unión Europea en 1.960 terminaron en divorcio, así como el 22 por 100 de los celebrados en 1.970 y el 27 por 100 de los celebrados en 1.980. En Dinamarca, Suecia y el Reino Unido, más del 20 por 100 de los matrimonios celebrados en 1.980 se han divorciado en el curso de los diez años siguientes a su boda.

Este mismo informe prevé que, en las condiciones actuales de divorcialidad, cerca de un tercio de los matrimonios de la Unión Europea acabarán por divorciarse, así como que los matrimonios recientes terminan, cada vez más, en divorcio al cabo de algunos años, la mayor parte de ellos después de alrededor de cuatro años de matrimonio.

En España, según datos del último Censo de Población, el grupo que más se ha incrementado, con respecto al censo anterior, en términos relativos (un 85 por 100) es el de los separados y divorciados pese a que sólo constituyen el 1,3 por 100 de la población española. De éstos, el 40,6 por 100 de los separados son hombres y el 59,4 por 100 mujeres; y de los divorciados, el 38,0 por 100 pertenecen al género masculino y el 62,0 por 100 al femenino.

Del total de los separados, la mayor proporción (33,5 por 100) se concentran entre los 30 y los 40 años de edad, mientras que los divorciados (37,4 por 100) lo hacen entre los 35 y los 45 años. El 33,6 por 100 de los hombres separados están entre los 30 y los 40 años y el 37,8 por 100 de los divorciados, entre los 35 y los 45.

Pero en las mujeres se encuentran las proporciones más elevadas entre los 30 y los 40 años de edad, tanto las separadas (33,5 por 100) como las divorciadas (37,5 por 100). Como puede apreciarse, son personas relativamente jóvenes y, por consiguiente, con hijos en edades tempranas, aún niños o adolescentes.