Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

EL PRESTIGE Y EL 25-M.

¿Influyó la crisis del ?Prestige? en los resultados de las elecciones municipales del 25 de mayo en Galicia?. Sí, evidentemente.

¿Y la guerra de Irak?. Es posible, igual que en el resto de España. Aunque el impacto de la invasión bélica en el electorado gallego, indudablemente ha sido inferior que el de la invasión del chapapote a nuestras costas.

Publicado el

Me había impuesto como “deber escolar” hacer alguna reflexión personal acerca de las repercusiones de la crisis del “Prestige” en la consulta electoral del “25-M” en Galicia, para el CyT.

A pesar de que muchas opiniones, aparentemente autorizadas, presagiaban cambios espectaculares en la composición de los gobiernos locales, uno, fruto de experiencias anteriores, cada día tiene menos huecos para albergar ingenuidades. No hubo cambios espectaculares, pero sí importantes movimientos de fondo.

Cuando Fraga, el 26 de mayo, pronuncia la frase: “El barco está a flote, querido amigo”, suspira aliviado por los resultados después de la gran incertidumbre que representaba la consulta.
Pero aunque a flote está bastante escorado a babor, hacia la izquierda, porque por primera vez la oposición, PSdeG-PSOE y BNG, logra su primer triunfo en número de votos desde la llegada de Fraga a la Xunta.

Con estos resultados, con una pérdida de 4 puntos respecto de las autonómicas (en Galicia no coinciden con las municipales), el PP perdería la mayoría absoluta en el parlamento. Galicia, a pesar de su marcado componente rural, ya ha dejado de ser el gran feudo del Partido Popular.

El estigma de sociedad conservadora, lo vamos a seguir manteniendo pero sin ningún tipo de complejos; aunque si establecemos una especie de ranking de feudos del PP; Murcia, La Rioja, Madrid, Castilla y León, Valencia y Baleares, con los resultados del “25-M”, nos superarían.

Obviamente no estoy haciendo consideraciones de carácter peyorativo ni juicios de valor. Todas las opciones electorales democráticas son buenas y su elección obedece a múltiples factores.

Existía, también, la convicción en algunos sectores de la sociedad de que el movimiento “Nunca Máis”, que mantuvo su actividad incluso en plena campaña electoral, y que puso a la Xunta y al Gobierno del PP contra las cuerdas, iba a reportarle a quién lo nucleó y patrimonializó, el Bloque Nacionalista Galego, importantes réditos electorales, pero no fue así.

“Nunca Máis” ha sido, y es, un movimiento ciudadano, en el que concurren organizaciones de todo signo, y entre ellas, los partidos de la oposición.

Desde el día de su creación, el BNG, que tiene mucha habilidad y experiencia en liderar plataformas ciudadanas, se puso al frente de manera ostensible, comportándose, a veces, de forma burda, poniendo obstáculos a la integración de otras organizaciones y evidenciando un claro interés en rentabilizar electoralmente este movimiento.