Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Padres separados de toda España se reúnen en Valladolid para reivindicar una ley de custodia compartida

VALLADOLID, 16 (EUROPA PRESS)
Asociaciones de padres separados de toda España se reunieron hoy en Valladolid para celebrar el 'Día del Padre' y para reivindicar un ley de custodia compartida porque entienden que la mejor forma de que los niños no se conviertan en las víctimas de una separación es mantener una convivencia continuada con ambas partes, tanto madres como padres.

Publicado el

Así, el presidente de la Asociación Nacional de Padres de Familias Separadas (ANPFS), Juan Luis Rubio, explicó a Europa Press, que habían elegido este día para celebrar el Día del Padre porque debido a la "obsoleta" ley del divorcio, el próximo miércoles no podrán ver a sus hijos ya que los actuales regímenes de visitas no permiten que disfruten de sus niños cualquier día del año, sino sólo algunos meses de vacaciones.

"Queremos hacer un grito a todos los partidos políticos a las instituciones, a las madres y padres separados para que se den cuenta de que la separación de una pareja no signifique una ruptura con los hijos, porque ellos necesitan compartir su vida con las dos figuras, tanto padres, como madres. Por esta razón, nuestro lema es 'Con Papá y Mamá'", aseguró Juan Luis Rubio.

En este sentido, el responsable de la APFS de Burgos y coordinador regional de la misma asociación, Angel Barrio de la Fuente, señaló que la actual ley del divorcio no ha sufrido ninguna modificación desde 1981 a pesar de que las circunstancias han cambiado mucho.

"Lo que reivindicamos no es estar más tiempo con nuestros hijos, sino eliminar el régimen de visitas porque se visita a un enfermo, no a un hijo.

Por este motivo, proponemos sustituir las visitas por el concepto de convivencia continuada que significa que podamos ir a buscar a los niños al colegio, disfrutar con ellos un día y conocerles mejor", manifestó.

La ley de custodia compartida posee precedentes en otros países de Europa como en los países escandinavos, que la aplican desde hace más de cinco años; en Francia, donde fueron los socialistas los que llevaron su propuesta al parlamento y, en la actualidad se está debatiendo en Italia.

De esta forma, colectivos y organizaciones de toda España, entre ellas, la Asociación de Padres de Familias Separadas de Valladolid, la Federación de Euskadi de Madres y Padres Separadas (KIDETZA), distintas organizaciones de Castilla y León como Azul Fuerte de Burgos o Segundas Esposas de Valladolid se concentraron hoy en la Plaza de Fuente Dorada de la ciudad para compartir con los vallisoletanos sus inquietudes, recoger firmas para que se cree la ley de custodia compartida y ofrecer a los niños una sonrisa con las actuaciones del grupo vallisoletano de jotas AME y regalos como globos de colores y caramelos.

Asimismo, la presidenta de la organización Segundas Esposas, Mar Benítez, fue la encargada de leer un manifiesto en nombre de las madres en el que se mostraron a favor de que se modifique la actual ley de divorcio y destacó que la interpretación de los jueces y tribunales provoca el "verdadero" maltrato a los niños.

CASI DOS MILLONES DE SEPARADOS EN ESPAÑA

En la actualidad existen en España 1.800.000 familias separadas lo que supone que más de un millón de niños sufran las consecuencias de una ruptura matrimonial. Ante estos datos, Angel Barrio de la Fuente explicó que un informe realizado por todas las organizaciones en la Confederación Estatal de Padres y Madres Separadas --asociación que aglutina a todo este tipo de colectivos-- desvelaba que el reencuentro de los niños con los dos miembros de la pareja provoca una disminución de la violencia y conflictividad infantil, así como un detrimento del número de divorcios.

En cuanto a los cauces que las parejas siguen cuando comprueban que el matrimonio no funciona, Angel Barrio explicó, en declaraciones a Europa Press, que el primer paso es llegar a un acuerdo entre los padres, en el caso de que haya problemas de entendimiento, la segunda fase sería acudir a un gabinete de mediación, como psicólogos o abogados, que asesoran a la pareja de forma neutral sobre las posibles consecuencias que puede acarrear la separación para el niño. En el caso de que este paso tampoco dé resultado, será cuando tengan que acudir a los tribunales para que sean ellos los que decidan qué hacer.

Sin embargo, Angel Barrio considera que es aconsejable agotar todas las vías de solución dialogantes porque la imposición de una denuncia, puede provocar, según Angel Barrio, "un estigma de por vida para la madre o el padre".