Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

LA PSICOLOGÍA COMO COARTADA.

Las juezas de familia lo tienen muy claroy las estadísticas lo cantan:
El "pack", hijos-piso-pensión, es un PRIVILEGIO que se concede por principio a la ex esposa a partir del momento de la separación y a expensas de anular los derechos y libertades del padre y los hijos.

Publicado el

Cuál es el fundamento jurídico, ético o psicológico de esta PRÁCTICA JUDICIAL?

Ellas lo sabrán. Nosotros, ciudadanos de toda condición, en todo caso, lo padecemos.

Hasta que experimentamos sus efectos en nuestra vida nos considerábamos, a nosotros y a nuestros hijos, como ciudadanos con unos derechos básicos que los jueces se encargarían de hacer valer.

Desde que nos han prohibido la relación con nuestros hijos, y han convertido nuestra vida en un estado de excepción permanente, todo esto nos suena a charlatanería barata.

Nuestro abogado, cuando le planteamos la posibilidad de solicitar la CUSTODIA COMPARTIDA como lo más sensato y normal del mundo, ante nuestro asombro, nos dijo que ni lo soñásemos, que eso no se concedía nunca, que la única alternativa que nos quedaba era la de solicitar para nosotros la custodia de nuestros hijos y que el GABINETE PSICOSOCIAL valoraría nuestra idoneidad, pero que abandonásemos toda esperanza, que aquello era pura apariencia.

El consejo del experto.- Suponíamos que todos los psicólogos del mundo tenían claro que los niños debían convivir con ambos padres, ya que todos los psicólogos del mundo requieren la colaboración de ambos padres para educar a sus hijos, para que sean felices y ayudarles en sus problemas, y así, cuando llegó el momento, manifestamos ingenuamente nuestros argumentos para que nuestros hijos pudiesen disfrutar, como antes, de la relación con ambos padres.

Tras leer el informe remitido por el "experto" a la jueza nos quedamos a cuadros.

No voy a entrar en los aspectos técnicos, en la escasa, -por no decir nula o sesgada- información manejada por el experto sobre nuestra familia, ni en las garantías con las que se realizó aquel informe, por cierto, -ES INCREIBLE QUE NO SE FIRMEN UNAS ACTAS SOBRE LO TRATADO dada la relevancia de lo decidido-, ni en las inadmisibles ingerencias en el terreno de la ética y los derechos individuales, ya que requeriría un libro.

El "experto" ratificó y aconsejó lo que la jueza ya había decididido previamente, apuntalando la separación del padre y los hijos con una "fundamentación supuestamente científica"

Lo que es de sentido común para toda la sociedad, lo que es una evidencia y una necesidad para todos los psicólogos del mundo no lo es, al parecer, para los "expertos" de los gabinetes psicosociales de los juzgados de familia.