Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Los jueces ya castigan el incumplimiento del 'régimen de visitas'

DIARIO INFORMACIONES
2 DE mARZO DE 2003
Los jueces empiezan a penar a padres separados que no cumplen el régimen de visitas

Publicado el

La modificación del Código Penal permite a los magistrados sancionar este tipo de conductas que hasta ahora quedaban impunes

RAMÓN FERRANDO

Los jueces de Instrucción han comenzado a condenar los incumplimientos de los régimenes de visitas de los padres separados.

Hasta ahora todas las denuncias que se presentaban en los juzgados se archivaban porque el Código Penal no establecía ninguna condena para este tipo de conducta que en los últimos años se ha generalizado.

El Gobierno introdujo a finales de diciembre la modificación de un artículo del Código Penal que permite a los jueces imponer condenas de multas de uno a dos meses por los incumplimientos, según confirmaron fuentes judiciales.

La única opción que tenían los padres separados hasta hace dos meses era acudir al juez de Familia que había establecido el régimen de visitas y pedir que lo modificara.

Los jueces reconocen que el proceso era «largo y tortuoso y pocas veces se conseguía algo».

Todo quedaba en agua de borrajas si no había una orden expresa de un juez apercibiendo al padre de que podía incurrir en una desobediencia.

Los magistrados de Instrucción insisten en que «no era una cuestión penal y no podíamos hacer nada». Los abogados especializados aseguran que los padres que incumplían el régimen de visitas tenían una sensación de impunidad al comprobar que no les pasaba nada pese a las denuncias de sus ex compañeros.

Una sentencia que acaba de dictar la Audiencia Provincial refleja que las cosas están cambiando.

La Audiencia ha condenado a una mujer a seis meses de prisión por desobedecer la orden de un juez de Familia que le instó a respetar el régimen de visitas.

La acusada, según consta en el auto, incumplió el régimen establecido en el convenio regulador al no entregar a su hijo el 15 de junio de 2001 al padre a pesar de que tenía derecho a que pasara el fin de semana con él.

El juez de Familia ya le había advertido a la mujer dos veces de que debía cumplir con el régimen de visitas, con el apercibimiento expreso de que podía incurrir en un delito de desobediencia.

El magistrado recuerda en el fallo que el incumplimiento del régimen de visitas no conlleva pena de cárcel sino que se debe intentar la ejecución forzosa, pero sí tiene aparejada prisión el hecho de no respetar la orden dictada por un juez