Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

El Defensor del Pueblo pide cambios en la ley de Enjuiciamiento Civil para agilizar los procedimientos de pareja

12 de Febrero de 2003

Se suma al clamor por la modificación y adecuación a los tiempos actuales de la miserable Ley que padecemos

Publicado el

El Defensor del Pueblo ha recomendado al Gobierno que introduzca cambios en la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de conflictos de pareja, debido al "importante número de quejas que habitualmente se reciben en relación con esta parte del derecho y la incidencia que el mismo tiene en los casos de violencia doméstica", informó hoy esta institución.

Así, Enrique Múgica ha remitido al Ministerio de Justicia una recomendación en la que se tratan diversos aspectos que, a su juicio, deberían ser abordados "para lograr que los ciudadanos que acuden a la Administración de Justicia con un problema derivado de sus relaciones de convivencia puedan recibir una respuesta mucho más eficaz y rápida".

Concretamente, el Defensor del Pueblo ha solicitado la supresión de la obligatoriedad de que los hijos tengan que acudir al juzgado en los procedimientos de separación, nulidad o divorcio cuando el pleito sea de mutuo acuerdo, para favorecer así la solución consensuada de los conflictos de pareja.

Asimismo, se incluye otra propuesta para facilitar el acceso a la justicia de las personas que sufren algún tipo de violencia doméstica y tienen que abandonar su residencia habitual.

El objetivo es que puedan solicitar la separación o el divorcio en la ciudad en que se encuentren.

Finalmente, se ha hecho llegar al Ministerio de Justicia una serie de principios que, a juicio de la institución, deben de estar prsentes en materia de confclitos de convivencia: acceso de todos los ciudadanos a los juzgados de familia, aunque no residan en grandes ciudades; jueces especialistas al frente de estos juzgados; equipos de profesionales apoyando a esos jueces y concentración de todos los conflictos de una misma pareja (matrimonial o unión de hecho) en un mismo juzgado.