Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

IGUALDAD LEGAL

LA VOZ DE GALICIA 12/2/2003
La Eurocámara reconoce a las parejas de hecho derechos de los matrimonios -Pretende que las uniones libres puedan circular y residir con absoluta igualdad en toda la UE -El acuerdo obligaría a España a aceptar los enlaces entre homosexuales

Publicado el

Hay derechos comunitarios, como la libre circulación de personas, el reagrupamiento familiar o la residencia, que deben disfrutar por igual los matrimonios convencionales, las parejas de hecho o las uniones entre homosexuales. Y es más, este principio debería aplicarse en todos los países de la Unión Europea (UE), independientemente de sus leyes internas.

Inspirado en esta filosofía, el pleno de la Eurocámara aprobó ayer una controvertida iniciativa que reconoce como «familias» a las parejas de hecho inscritas y a los matrimonios de gais y de lesbianas. Y salvado este punto, también aboga por que toda la UE conceda a este tipo de uniones los mismos derechos de que disfrutan los matrimonios clásicos.

Esta curiosa definición del concepto de familia se incluyó en un informe del eurodiputado italiano Giacomo Santini (Grupo Popular), en torno al cual se debía labrar el pronunciamiento de la Eurocámara sobre un directiva que regulará el derecho de los ciudadanos de la Unión y de sus familiares a circular y residir libremente en cualquier Estado miembro.

Inicialmente, el ponente del informe no pretendía entrar en la definición de familia, pero los grupos de izquierda pactaron varias enmiendas que dejan las cosas así: «La definición de miembro de la familia debe ampliarse (...), de modo que se reconozca y respete la diversidad de relaciones familiares que existe en la sociedad actual, ya se trate de matrimonios o parejas de hecho, independientemente de su sexo».

Unión de la izquierda

Aunque el Grupo Popular, mayoritario en la Eurocámara, votó en contra del informe enmendado, la unión de los demás grupos permitió que el texto saliese adelante por 269 votos a favor, 225 en contra y 46 abstenciones.

Traducido a la práctica, el acuerdo parlamentario permitiría que una pareja de hecho registrada en Suecia o Dinamarca tuviese derecho a la libre circulación, a la residencia y al reagrupamiento familiar si se traslada a vivir a España, independientemente de que este país no reconozcan tales derechos para este tipo de uniones. Y lo mismo ocurriría con un matrimonio de gais de Bélgica y Holanda, que pondrían a España en la tesitura de tenerle que reconocer derechos que niega a los homosexuales españoles.

No obstante, el acuerdo de la Eurocámara tiene muy pocos visos de imponerse. Para empezar, todavía no es vinculante, pues es un pronunciamiento en primera lectura. Pero además, cuenta con la oposición de la Comisión Europea y de buena parte de los miembros, excepción hecha de Holanda, Bélgica y algún país nórdico, que son los que tienen mayor poder a la hora de aprobar una directiva.

Si el Consejo decide obviar las enmiendas de la Eurocámara, ésta podría volver a imponerlas en segunda lectura, aunque para ello se necesitarían la mitad más uno de los votos del pleno (314), tarea difícil ya que existe mayoría conservadora.

Domingos Sampedro (corresponsal | bruselas)