Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Las Pensiones para los hijos mayores de edad por causa de separación o divorcio

¿Que pasa cuando los hijos a los que pasamos una pensión por separación o divorcio alcanzan la mayoría de edad?

El abogado D.Ramon Tamborero y Del Pino nos ilustra.

Publicado el

Sentencia de la audiencia Provincial de Zaragoza de 4 de octubre de 1995 (La Ley, 1995-4, 534):

«El deber de los progenitores de prestar alimentos a los hijos dura hasta que alcancen la posibilidad de proveer por sí mismos a sus necesidades, entendida no como una mera capacidad subjetiva y de ejercer una profesión u oficio, sino como una posibilidad real y concreta en relación con las circunstancias concurrentes, debiendo emplear el hijo la debida diligencia en la búsqueda de un trabajo, so pena de perder el derecho a alimentos, salvo que no haya terminado aún su formación por causa que no le sea imputable».

– STS de 5 de noviembre de 1984 (Ar. 5367):

«.....para que cese la obligación de prestación alimentícia, es preciso que el ejercicio de una profesión, oficio o industria sea una posibilidad concreta y eficaz según las circunstancias, no una mera capacidad subjetiva...».

Sentencia de 25 de Septiembre de 1.996, de la Sección 12ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, Rollo nº 577/1195, Ponente Dª. Mª. Isabel Cámara Martínez.

"Fundamentos jurídicos.— ...
IV b) Que como viene estableciendo esta Sección, el acceso al mercado laboral, al margen de las circunstancias que sobrevengan con posterioridad, determina considerar que se goza de independencia económica dada la realidad social vigente en nuestros días en que la generalidad de las relaciones laborales se configuran con carácter temporal o provisional.

En el caso enjuiciado, y en los que respecta al hija H., de 28 años de edad, es lo cierto que con independencia de la precaria situación económica de la esposa demandada, y si bien no se infiere que aquél, en la actualidad, esté desempeñando actividad laboral alguna, dado su deseo de acceder a la Universidad, ha quedado acreditado que el mismo se ha introducido en el mercado laboral al prestar sus servicios profesionales como fontanero, conforme se desprende del testimonio prestado por el mismo, todo lo cual conlleva al decaimiento del motivo, sin perjuicio de su derecho a solicitar alimentos de sus progenitores, para el caso de que en el futuro, y por causas ajenas a él no pudiera subvenir su propio mantenimiento".

Sentencia Audiencia Provincial de Toledo de 27.01.1997. Ponente Quesada Varea:

Por otro lado, se arguye que la situación de necesidad de los hijos únicamente a ellos es imputable por su mal aprovechamiento de los estudios y su posibilidad de realizar trabajo remunerado, factores que también podrían desembocar en el cese de la obligación de alimentos en función de las causas 3ª y 5ª del citado art. 152.

No obstante, como señala la STS 5-11-1984, para que cese la obligación de prestación alimenticia, es preciso que el ejercicio de una profesión, oficio o industria sea una posibilidad concreta y eficaz según las circunstancias, no una mera capacidad subjetiva, y en el presente caso no se presenta con la debida nitidez que los reclamantes de alimentos hayan dispuesto, y desperdiciado, la oportunidad de ejercer un concreto oficio, profesión o industria, lo que tampoco les sería exigible por encontrarse en fase de formación realizando estudios, e igualmente no puede afirmarse, en razón a la edad de éstos, que no ha finalizado su formación por causa de su falta de aplicación a su actividad de estudiantes.

Sentencia de 7 de marzo de 1994, de la Sección 16ª de la audiencia Provincial de Barcelona, Rollo nº 669/93. Ponente D. Agustín Ferrer Barriendos.

Fundamentos de Derecho.-
... 2. ...Tras la modificación efectuada en el artículo 93 del Código Civil, ya no cabe duda alguna que el mero hecho de que un hijo haya alcanzado la mayoría de edad, no es motivo para la terminación de la obligación alimenticia, ya que dicho precepto mantiene la necesidad de asignación de alimentos para los hijos que aun siendo mayores siguen conviviendo en el domicilio familiar y carecen de ingresos propios.

La cuestión entonces es hasta cuando existe obligación legal de alimentos de los hijos mayores o lo que es igual hasta qué punto pueden los hijos imponer su interés en permanecer a la espera de oportunidades o empleos mejores a costa de sus progenitores, cuando ya están en condiciones de obtener o ayudar a su propia autonomía económica.

La esposa demandada pretende justificar la continuación de tal obligación alegando que la hija no ha terminado su formación, lo que en relación con el hecho de tener entonces una asignatura de BUP pendiente (no acreditado y menos aun que ello fuera inimputable) y en relación al hecho de haberla apuntado coetaneamente con la contestación a la demanda, a un cursillo de mecanografía y seguir un cursillo de informática, cuyo precio es buen indicativo de la circunstancialidad de tal actividad.

No estimamos que estas razones justifiquen la pervivencia actual de la obligación de alimentos, y menos en el momento presente.

Cuestión más complicada la constituye la alegada ausencia de trabajo.
Porque en tal cuestión confluyen la actitud del demandante, que parece indicar que si la hija no trabaja es porque no tiene interés, y la actitud de la madre que parece indicar que pretende justificar la falta de trabajo de la hija por estar en periodo de formación, lo cual, como se ha dicho, al menos en este momento, carece de fundamento.

La realidad de las cosas indica, que, de hecho, H-1 se incorporó al trabajo y así se reconoce en declaración de ésta y de su hermana H-2 al referirse a la tienda que abrió, junto al mercado de Rubí.

Ello no solo reafirma la inconsistencia del argumento de que está en fase de formación, sino que deja fuera de duda su actitud de incorporarse a una actividad lucrativa.