Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Reflexiones para novatos en separación o divorcio

Jesús AYALA CARCEDO.
Valladolid, 28 de Enero de 2.003
Puedes encontrarte, en estos momentos, con la amenaza de una separación matrimonial.
Eres padre de niños menores y consideras que no eres ni mejor, ni peor, que muchos otros esposos y padres, que no están pasando por esta situación y nunca la pasarán.

Publicado el

Si el juez decide expulsarte del domicilio familiar, porque lo ha pedido tu esposa, su obligación, según los artículos del Código Civil 103-1º y 94, es decir en qué lugar debes ejercer tu derecho y el de tus hijos de visitar a tus hijos, comunicar con ellos y tenerlos en tu compañía.

No vale que diga a que hora y día los debes coger y dejar, de nuevo, con su madre, ni en qué sitio.

Debe decir en que sitio los vas a tener, pero durante todo el fin de semana, durante todas las vacaciones.

Es su problema, no el tuyo. Lo dice la ley, no yo.
Tú no tienes que pensar nada, lo tiene que pensar y decir el juez y escribirlo.
No lo vienen haciendo. No lo indica tu esposa, no lo indica su abogado, pero la ley dice que debe decirse en qué lugar debes tener a tus hijos, no donde recogerlos.
Créeme, las esposas y sus abogados y los jueces se saltan eso a la torera.
Un juez no puede indicar una casa de un familiar para que tengas a tus hijos.
Ese es un problema del estado español y de sus jueces.
Te repito esto, ya que los puntos de encuentro no cumplen esa función. Son, sólo, puntos de entrega de niños, pero no de estancia que es lo que dice clarísimamente la ley.
Ese es un problema muy gordo que se presenta cuando una esposa pide que salga el esposo del domicilio familiar.

LOS JUECES NO LO VIENEN CUMPLIENDO.

Si en algo puedo ayudarte, no dudes en ponerme un correo a:

fereto@terra.es

Con mucho gusto te daré reflexiones, quizá alguna equivocada, pero no quiero imponerte nada, no quiero convencerte de nada, pero juntos podemos reflexionar sobre estos problemas que nos son comunes.

Muchas gracias por aguantar todo este rollo. Si te he podido ayudar en algo, me alegro. Si algo está mal explicado o no estás de acuerdo, discúlpame.
No hay mala intención.

Te deseo lo mejor para ti, lo mejor para tu esposa, lo mejor para tus hijos. Si consigo que os separéis sin odios, aunque nadie obliga a separarse, me alegraría.

No olvides que todos pasamos por problemas y baches. Tenéis hijos y habéis hecho un camino juntoS.
Una pequeña reflexión os pueden permitir el seguir juntos. No lo eches en saco roto. Es también una posibilidad.

El matrimonio puede haber sido una parte de vuestra vida, pero la separación no debe ser el fin de vuestra vida. Sólo fue o será el comienzo de otra. Te deseo salgas con la cabeza alta.
Sigues teniendo familia: tus hijos. Qué ningún proceso corte o coarte ese derecho fundamental de tus hijos y tuyo.

Jesús AYALA CARCEDO. Valladolid, 28 de Enero de 2.003