Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

El TSJ de Valencia establece un poco de justicia fiscal para los separados

Una sentencia estima lícito desgravar en el IRPF la hipoteca de la casa de la ex cónyuge .
(desgrava el que paga)

P. Rostoll, Alicante
Levante Digital

Publicado el

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) puede abrir la puerta a los colectivos de separados para ampliar sus ventajas fiscales.
Un fallo considera legal que un separado pueda desgravar en su declaración del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) no sólo la pensión que se abona al ex cónyuge sino también la hipoteca -si hace frente a este pago- de la vivienda en la que éste habite.

La sentencia viene a anular resoluciones de varios órganos de Hacienda en la Comunidad Valenciana en las que se negaba a un afectado la posibilidad de deducir, durante las declaraciones de los ejercicios fiscales de 1994 y 1995, las cantidades abonadas por la hipoteca de la vivienda en la que habitaba su esposa.

Este fallo judicial, del 29 de octubre, pone punto y final a años de litigios entre la Administración y el afectado.

El documento que fijó la separación entre los dos cónyuges establecía que el marido abonaría tanto una pensión compensatoria como el dinero correspondiente a la hipoteca que pesaba sobre un inmueble privativo de su esposa que, a la sazón, constituía el domicilio de ella y del hijo de ambos.

Como consecuencia, el afectado incluyó la correspondiente deducción fiscal en su declaración de renta.

Sin embargo, los órganos de Hacienda, en sucesivas resoluciones, deniegan esa posibilidad.
Ahora, el TSJ lo que hace es anular esas determinaciones y facilitar la pretensión del demandante para poder aplicar ese pago en el IRPF.
La resolución judicial apela a la legislación del año 91 que da a los separados la posibilidad de deducir fiscalmente «las pensiones compensatorias a favor del cónyuge y las anualidades por alimentos», siempre en base a una decisión judicial.