Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

¿El interés más necesitado de protección.?

Hola, mi nombre es Vicente J. Ibáñez Valverde, soy Psicologo Forense y vivo en Madrid; me gustaría lanzar a la red algunas de las cuestiones de nuestro trabajo que más podrían interesar

Publicado el

* Cuando el Maltrato surge como Consecuencia del propio Procedimiento Judicial.:
Este es el punto que quisiéramos subrayar, porque a nuestro juicio es precisamente el más común, y ejercido además con excesiva frecuencia en nombre de ese presunto "interés más necesitado de protección", puesto que en demasiadas ocasiones los niños y niñas son los instrumentos a través de los cuales se canalizan los más profundos odios entre los padres, y aún de otros familiares.

Para clarificar esta idea seguiré la misma organización propuesta recientemente por M.Ramírez, quién hace referencia a dos tipos diferentes de Maltrato
- El Maltrato Familiar
- El Maltrato Institucional
A) En el primero de los dos casos, el del Maltrato Familiar, cabe efectivamente destacarse como un elemento altamente significativo lo que hemos dado en denominar la Cronificación del Conflicto entre los padres (u otros familiares), que hace que se utilicen a los hijos como un instrumento de mutua presión, ya para conseguir el pago de las oportunas cantidades económicas ("convenciéndoles" de que vayan o no con el progenitor NO custodio en función de la puntualidad de su abono), ya en el sentido estrictamente inverso, o también como arma de "castigo" de pasadas rencillas.

En este punto, como dijo hace tiempo A.Coy, los hijos se ven forzados a elegir y pronunciarse "entre las dos personas que deberían ser sus fuentes fundamentales de equilibrio emocional", lo que indudablemente les ha de provocar un acusado conflicto de lealtades, inseguridad y pérdida de autoestima, con la consecuente inestabilidad emocional, etc..

El trascurso del tiempo no mejora esta situación, sino que provoca una polarización crónica en las relaciones parento-filiales que, con cierta ironía hemos denominado "Una nueva versión del Síndrome de Estocolmo" en una investigación recientemente publicada

(Ramírez,M., de Luis,P. e Ibáñez,V.J.; 1995).