Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

IMPACTO EMOCIONAL DEL DIVORCIO

Documento elaborado por Gabinete de Psicología SEIVA
C/ Sta. Catalina 11-6º A Coruña
Tf. 981-224961

Publicado el

A lo largo de nuestra experiencia vital, como todos los seres humanos nos enfrentamos a situaciones conflictivas de diversa naturaleza.

Estos acontecimientos suponen para cada uno de nosotros, un esfuerzo adaptativo y unos efectos, positivos o negativos, más o menos intensos y de duración variable.

La repercusión del conflicto sobre cada persona va a depender básicamente de dos factores:
por una parte, de las propias características del problema, y por otras de las peculiaridades del individuo, tanto en el plano estrictamente personal, como en relación a los recursos o apoyos de que disponga para afrontar la situación.

Dentro de las situaciones conflictivas que puede llegar a experimentar una persona, se encuentra la de la separación o divorcio. Habida cuenta de la alta tasa de rupturas, el divorcio podría considerarse hoy como una expectativa relativamente normal del ciclo evolutivo familiar.

No obstante, la experiencia suele ser una de las más traumáticas y perdurable por las que pueda pasar un ser humano.

Desde el punto de vista psicológico se vive un proceso de duelo, de pérdida, equiparable a la muerte de un ser querido.

En una separación se puede llegar a trastocar todo: relaciones con la familiar de origen, amigos, estatus económico, vivienda, etc.

Muchos autores han estudiado las numerosas situaciones de la vida que ejercen un papel estresor sobre las personas, bien porque suponen una amenaza o bien porque implican una interrupción del curso de sus actividades habituales, obligándoles a realizar ajustes adaptativos y han elaborado una serie de escalas para evaluar el impacto estresor de diferentes acontecimientos vitales.

Pues bien, se sitúan en el primer puesto de este ranking a las situaciones de divorcio y separación.

Entre las alteraciones más frecuentes que se suelen citar en una situación de ruptura de pareja serían las siguientes:

Problemas emocionales, tales como depresión, irritabilidad, pérdida de autoestima, desconfianza, miedo, culpabilidad.

Problemas conductuales, como agresividad, apatía, que traería como consecuencia un bajo rendimiento escolar o profesional, hiperactividad, alcoholismo, etc.