Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

LA CAPACIDAD DE AMAR.

Autor: Lic. Edgar García.

Cada día tropezamos con personas impedidas de amar y de permitir que los demás les amen. Tejen así una vida accidentada y atestada de sufrimiento, soledad y mucho dolor.

Publicado el

Desde el mismo momento en que ocurre la fecundación ese encuentro vital debe estar bajo el manto del amor y del deseo por tener entre sus brazos a ese hijo deseado.


Las personas que han logrado atesorar ese sentimiento desde el mismo momento de ocurrir la concepción, tendrán todas las posibilidades de ofrecer lo que recibieron sin medidas.

Sin embargo, existen madres embarazadas que no desean y rechazan el hijo que "late en sus entrañas".
Las razones son múltiples y variadas, pero todas apuntan al fin y al cabo, a negarle al hijo la oportunidad del encanto mágico que brinda el hecho de crecer queridos, amados y esperados para luego seguir creciendo y ser feliz.

La capacidad de amar se imprime en el cuerpo del bebé mientras transcurre su existencia intrauterina, en cada una de sus células estará esa información que caracterizará su vida emocional en el futuro.

Un bebé que ha sido rechazado y no amado durante ese tiempo de contacto íntimo con su madre, puede tomar la determinación de no nacer.

Los abortos y "conatos de aborto" así lo confirman.

Es tal el desamor y el rechazo de la madre, que el útero inicia todo un mecanismo de contracciones para desalojar al feto, debido a los efectos de la "oxitocina" que segrega su organismo por la ansiedad o depresión que le ocasiona ese huésped indeseable.

En ocasiones los niños no esperan los nueve meses para nacer ¿ para qué?, lo hacen antes de tiempo y los que logran sobrevivir a pesar de tal adversidad, se lo deben en el mayor de los casos al "Segamol", medicamento que difumina las contracciones al distender al útero.

La experiencia del amor inicial se obstaculiza, se trauma.
Un niño no amado desde el mismo vientre materno, puede tener serios problemas para sentirse querido por los demás. Inconscientemente rechazará el cariño o el amor verdadero, actuará como lo hicieron sus padres.

Un hijo no deseado puede llegar a ser una persona desorganizada en su vida, sin planes ni visión de futuro y con una baja autoestima.

Cuando se le presente la posibilidad de embarcarse en un proyecto de vida auténtico, se le puede convertir en verdadera amenaza de entrar en contacto.

Para Alguien que no haya anidado en su ser el amor, le costará más esfuerzo aprender a querer y amarse así mismo.

El trabajo terapéutico es una alternativa real para quienes se han dado cuenta de su incapacidad para dar y recibir los efectos que producen crecer y vivir con amor.

http://usuarios.lycos.es/Edgargarcia/A_PREESCOLAR.htm