Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Asociaciones gallegas de padres separados piden la reforma de la Ley del Divorcio para favorecer la custodia compartida

Correo Gallego 11/8/2002
Asociaciones gallegas de padres separados demandan que se reforme la Ley del Divorcio para que ésta recoja la posibilidad de que la custodia de los hijos menores pueda ser asumida de forma compartida por ambos progenitores.

Publicado el

Las asociaciones Nais e Pais Separados y SOS Papá indicaron que la actual Ley de Divorcio recoge una "falta completa de proporcionalidad", al establecer que sólo uno de los dos progenitores ostentará la guardia y custodia de los hijos menores de edad --que en más del 80 por ciento de los casos recae en la madre--, mientras que la otra parte tendrá que conformarse con un régimen de visitas, establecidas por un juez de Familia.

El vicepresidente de la Asociación de Nais e Pais Separados, Abel Lamas, aseguró a Europa Press que con la custodia compartida "ninguno de los progenitores se convierte en el propietario de los hijos, sino que los niños se reparten su tiempo entre el padre y la madre". "Estamos en contra de que un único ex cónyuge --sea la madre o el padre-- acapare la guardia y custodia y desplace al otro a un régimen de visitas", aseveró.

Además, ambas asociaciones aseguraron que la custodia compartida acabaría con los conflictos familiares entre los ex cónyuges por el régimen de visitas, que provocan que algunos progenitores tengan que recurrir a la red de puntos de encuentro para evitar situaciones de "tensión familiar" a la hora de recoger o entregar al menor.

Tanto Abel Lamas, como el presidente de SOS Papás, Alejandro Urcera, aseguraron que la utilización de estos centros serían "en muchos casos" innecesaria si la Ley del Divorcio posibilitara la custodia compartida.
"El hecho de que sólo un progenitor se quede con el menor es el origen de la mayor parte de los conflictos, los que, también en gran medida, obligan a recurrir a estos puntos de encuentro", indicaron.

PUNTOS DE ENCUENTRO

Ambas asociaciones valoraron la existencia de este tipo de centros porque reconocen que, en casos en los que uno de los progenitores ha sido víctima de malos tratos, "impiden que éste tenga que enfrentarse a su agresor a la hora de entregar y recoger al menor".

Lamas destacó la labor de estos puntos --en Galicia existen en las principales ciudades gallegas-- a la hora de hacer cumplir el régimen de visitas a la parte que tiene la custodia.

"Es muy positivo que se establezca un lugar neutral, en el que ambas partes no tienen por qué verse las caras y soluciona aquellos casos en los que los ex cónyuges no son capaces de establecer un encuentro normal en la recogida del menor", aseveró Lamas.

No obstante, esta valoración positiva de los puntos de encuentro no impide a estas entidades insistir en que la custodia compartida es la solución para establecer y posibilitar una relación normal entre ambas partes en beneficio del propio menor.

Así, aseguraron que se terminaría con el incumplimiento del turno de visitas por parte del padre o la madre que tiene la custodia o con el impago de las pensiones alimenticias, "que la otra parte asumiría durante el período que el menor estuvise bajo su cargo", indicó Alejandro Urcera.

Estas asociaciones abogan por seguir el ejemplo de países vecinos como Francia, en el que la reforma del Derecho de la Familia ha posibilitado la custodia compartida. De este modo, los hijos de separados o divorciados del país galo podrán vivir un período en casa de su padre y otro en la de la madre.

"UNA MEDIDA DEMENCIAL"

Sin embargo, esta posibilidad de custodia compartida fue calificada de "demencial" por la Asociación de Mulleres Separadas de Galicia, cuya directora, Dolores Felípez, advirtió que "perjudicaría gravemente" al menor.
"Y sobre todo, no hay que pensar en el bien de los padres sino en el de los niños", añadió.

Dolores Felípez recordó que los menores necesitan una "estabilidad" y no dudó en asegurar que sería un "disparate" que estuviesen "de un lado para otro, una semana, un mes o varios con uno y el mismo período con otro", ya que insistió en los "numerosos problemas" que acarrearía al niño.

"No se pueden solucionar los problemas de los padres a costa de los hijos", indicó la directora de esta asociación, quien aseguró que la otra parte puede participar "perfectamente" en la educación y desarrollo del niño aunque no tenga la custodia. "Y no lo hace quien no quiere", sentenció.