Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Lucha por la paternidad

El Correo Gallego, 1/8/2002 Para Urcera, la decisión de su ex mujer de impedirle volver a su hijo responde a una venganza de ésta, "lo que es una grandísima cobardía por utilizar al niño frente y en contra de mi''.

Publicado el

Alejandro Urcera se 'quemó' ayer a lo bonzo ante los juzgados de Vigo
Un padre separado se quema a lo bonzo y pide el regreso de su hijo
MAITE GIMENO\VIGO
El juzgado de Vigo fue el escenario elegido ayer por Alejandro Urcera, fundador de la asociación S.O.S Papá, para demandar de nuevo a la jueza de familia que lleva su caso que apruebe una orden de localización de su ex mujer, a quien acusa de haberse llevado el menor y por tanto de incumplir el régimen de visitas establecidos por la justicia.

Los movimientos de Urcera fueron seguidos en todo momento por agentes de la Policía Local, de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, quienes recibieron la orden del juez de guardia de dejarle desarrollar su montaje e intervenir únicamente en caso de que existiera una situación de riesgo, según explicó a esta redación uno de los efectivos policiales presentes en el desarrollo de todo el suceso.

El acto de protesta consistió en quemarse a lo bonzo de forma testimonial.

Aunque tanto Urcera como otro padre de la asociación se pertrecharon con un traje ignífugo, la intensidad de las llamas provocó que llegaran a alcanzarle el pelo y se produjeron situaciones de peligro para su vida.
Acto seguido, dejó en libertad a 26 palomas en representación de los meses que asegura que no ha visto a su hijo.
Durante el acto de protesta también proyectó un vídeo sobre su hijo para demostrar que la psicomotricidad del menor es la adecuada para su edad y contradecir los informes psicológicos de la madre que le determinaron a desaparecer con el niño hace más de dos años.

Este vídeo fue distribuido entre los medios de comunicación adiovisuales para su proyección pública en programas de televisión.

En este entorno anunció su propósito de volver a llevarse a su hijo en el momento en que vuelva a tener contacto con él si no se cumple su derecho a disfrutar de un niño de seis años de edad. Alejandro Urcera, tras declarar que se encuentra en situación de desamparo judicial afirma que lo único que le queda por hacer es protagonizar actos públicos como el de ayer.

"Lo único que puedo hacer es una especie de juicio paralelo''.

Alejandro Urcera asegura no comprender las razones que han determinado a la jueza que lleva el caso a apartarle de su hijo ni la actitud del fiscal de menores al permitir que el niño sea objeto de malos tratos por parte de su madre.

"Ahora tengo dos opciones: seguir manifestándome todas las semanas, si puedo, o tomarme un día la justicia por mi mano, que tampoco lo descarto porque esto es escandaloso''.

Advierte que en la actualidad su "intención es que toda España conozca lo que está haciendo el juzgado de familia de Vigo y el daño que se le hace a mi hijo, que era un niño maravilloso y alegre y desde hace dos años que se lo llevó su madre anda entre psiquiatras y psicólogos con la venia de la jueza''.

Los padres del menor protagonizan prácticamente desde que nació el niño una prolongada batalla que empeoró en el momento en que Alejandro Urcera decidió llevarse a su hijo con 13 meses de edad fuera de España, donde permaneció durante varios años hasta regresar a España y volver a establecer un régimen de visitas compartido con su ex mujer.

A partir de ahí el niño ha sido objeto de seguimiento psiquiátrico y psicológico que determinaron a la madre a llevarselo lejos de su padre.

La última vez que Urcera vio a su hijo, aunque no pudo hablar con él, fue en un pasillo del juzgado para realizar una prueba pericial psicológica que finalmente no se llevó a cabo.