Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

MEDIDAS PROVISIONALES EN PROCESOS MATRIMONIALES: NECESIDAD O ESTRATEGIA

¡ Dios lo quiere ¡. Con este argumento irrumpieron los cruzados en Tierra Santa. Entre las penalidades que sufrieron los cruzados y las penalidades y barbaridades que sufrieron los habitantes de esa convulsionada tierra...

Publicado el

...me temo que Dios no aprobara aquello, y ruego perdonen mi presunción, pues me puedo equivocar.

Con la misma firmeza, abogados y procuradores, representando a un cónyuge, esposa o esposo, brandiendo el artículo 103 del Código Civil, exigen al juez de turno la expulsión del cónyuge del domicilio conyugal y litis expensas, entre otras medidas.

A mi manera de ver, ambas medidas no son necesarias en ningún proceso matrimonial. Es legal pedirlo, pero no es obligatorio. Con horror, esposas, sobre todo, manifiestan que se quieren separar y preguntan si se pueden quedar con la vivienda. Otra pregunta cómo puede hacer para que su hijo pequeño no esté con los padres de su esposo, sin que él esté a cargo del niño.
Yo lo he leído.

El papel del abogado, en estos procesos, es distinto según atienda a una esposa con hijos pequeños o atienda al esposo.

Es normal que tanto el esposo como la esposa desconozcan las reglas del juego en estas circunstancias.

Muchos se llevarían una gran sorpresa si supieran que lo único que deberíamos conocer todos de su vida matrimonial es que un día dijeron sí y, ahora, uno o los dos dicen no. Abordan complejas circunstancias matrimoniales abogados que no conocen a sus clientes y jueces y fiscales que tampoco conocen a los esposos.

Sin embargo, a mi parecer, no debería conocerse nada de la vida matrimonial y familiar, sobre todo cuando es contada por una sola parte, salvo causas excepcionales.

Dos situaciones se pueden dar en los procesos matrimoniales, la primera que alguien alegue que es la culminación de años o un cierto periodo de tiempo en que la vida matrimonial y familiar no ha sido satisfactoria.
La segunda es hacer uso de un derecho que tienen todas las personas casadas y quiere que se aplique la ley.

Estadísticas y propaganda oficial quieren hacernos creer a todos que la mayor parte de las separaciones y divorcios son debidos a los malos tratos.
No quiero atacar dichos argumentos y dichas campañas, en este momento, pero se da una información parcial de la problemática matrimonial y familiar, que está dando lugar a situaciones no correctas.

Pero la visita de un esposo o esposa es buen momento para ofrecer al esposo o esposos peticionarios las distintas posibilidades que, desde el año 1.981, tienen todos los esposos para acceder a la separación y el divorcio.
Más de uno o una se llevarán una gran sorpresa cuando sepan que han podido acceder a la separación matrimonial a partir del primer año de matrimonio.
Que se puede acceder al divorcio directamente con el cese efectivo de la convivencia matrimonial durante el transcurso de al menos de cinco años o con el cese efectivo de la convivencia conyugal durante al menos dos años ininterrumpidos, desde que se consienta libremente por ambos cónyuges la separación de hecho

A la separación se puede acceder por el cese efectivo de la convivencia conyugal durante el plazo de tres años.
También por el cese efectivo de la convivencia conyugal durante seis meses, libremente consentido.
Por supuesto, no olvidemos la separación a petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento del otro.