Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Piden un censo de niños «secuestrados» por sus padres

ALBERTO D. PRIETO
Especial para EL MUNDO
Miércoles, 23 de diciembre de 1998

Publicado el

MADRID.- «Hace ya casi dos años que no sé nada de mi hijo. Tenía 13 meses y aún le amamantaba. Su padre vino por él para una visita de dos horas y no le he vuelto a ver».
Es María Iglesias, ex mujer de Alejandro Jesús Urcera, quien el día 1 de febrero de 1997 desapareció con Alejandro, el hijo de ambos.

«No puedo hacer nada», comenta María, «porque los jueces sólo consideran la conducta de mi marido una desobediencia a las resoluciones judiciales. Olvidan que la víctima aquí es mi hijo, y no ellos».

Este es sólo uno de los más de 100 casos que se calcula que hay en España. Niños cuyos padres -normalmente no son madres- los secuestran porque «deciden tomarse la justicia por su mano», según denuncia Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas.

Esta asociación y la Unión de Asociaciones Familiares (Unaf) reclaman cambios legales y una nueva concepción de las relaciones familiares desde la igualdad.

Asimismo, van a impulsar la creación de un registro de niños secuestrados por sus padres, «ya que no lo hace el Gobierno», afirma Pérez del Campo.

Los casos suelen seguir este patrón: Los tribunales dan la custodia del pequeño a su madre al resolver la separación, el padre no se resigna y comienza su lucha particular por recuperarlo.
Desprestigia, presiona, extorsiona y, al final, si no consigue su propósito, secuestra.
Este caso, como todos los demás denunciados, no responde a un mal pronto del padre que, despechado, decide llevarse a su hijo: «Todo respondía a un plan elaborado», asegura María.