Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Carta de un padre divorciado a su padre divorciado

Conmovedor

Publicado el

Siendo adulto, usando la supuesta fortaleza de carácter que yo había desarrollado, me casé , tampoco estuviste en la boda, talvés al igual que vos, hice lo que pude para ser feliz, tener hijos y, ser alguien .
Sin embargo, también al igual que vos, fui presa del alcoholismo y todo el desorden de vida que genera en la familia, con el incomprensible agravante de haber vivido , "tu" alcoholismo, recuperación y separación con nuestra madre cuando éramos niños.

A pesar que intercediste tratando de evitar el mismo dolor que pasaste, también me divorcié y de hecho, estoy en la lucha porque Dania, tu nieta, sufra lo menos posible de lo que mis hermanos y yo sufrimos.

Sin embargo, te estoy eternamente agradecido por tu lucha de padre cuando a pesar de mi rechazo de ser ayudado para salir del alcoholismo, ¡estuviste allí!, toleraste mi indiferencia y comprendiste mis recaídas, me ayudaste en mi recuperación.

Después, me acompañaste a las fabricas, viste con tus propios ojos el respeto a mi mismo que recobré con mi trabajo, conociste a Claudia, la gente que trabaja conmigo y, compañeros de terapia, también aportaste tus experiencias y me sentí orgulloso de presentarte como mi padre.

Hiciste lo posible por tratar de reducir el rencor que la madre de mi hija y sus padres tenían, lograste ver a tu nieta y abrazarla como su abuelo cuando todavía no se había desarrollado los cambios de conducta que ahora tiene.

Querido viejo, no te estoy reprochando nada, a pesar de todo nunca te he dejado de querer, en mi propia experiencia comprendo muchas cosas que te pasaron, sólo estoy haciendo catarsis como tu hijo, que ahora divorciado, siento el dolor y la impotencia por el rechazo de mi hija, tu nieta.

Quiero y necesito darle a Danita, lo que estoy seguro, vos también quisiste darnos como padre y no pudiste.

Sinceramente, con todo el amor y respeto que un hijo puede dar: