Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Mentiras, son todas mentiras...

Los padres no somos abnegados amantes del sacrificio y aguerridos guerreros que todo lo pueden.

Publicado el

Los padres lloramos abrazados a las almohadas cuando nadie nos ve, pedimos la epidural en el parto y puteamos en 17 idiomas cuando tenemos que poner el despertador a las 2 de la mañana para ir a buscarlos a una fiesta.

Cuando les decimos que no se peleen con ese compañerito que les dice enanos o cuatro ojos, y les damos toda clase de explicaciones conciliatorias, en realidad querríamos tener el cogote del fucker pequeño verdugo entre nuestras manos, y también pensamos que la vieja de geografía es un mal bicho cuando les baja la nota porque no se saben cuantos metros mide el Aconcagua que al final, a quien carajitos le importa, pero no lo podemos decir.

No es que nos encante pasarnos horas en la cocina tratando de que el pescado no tenga gusto a pescado y disimula ndo las verduras en toda clase de brebajes en lugar de tirar un Patty a la plancha, es que tenemos miedo de que no crezcan como se debe. No es que los queramos mas cuando se bañan, es que no queremos que nadie les diga roñosos.

No lo hacemos por Uds. Lo hacemos por nosotros. Porque ser un padre no tiene que ver con pañales y sonrisas de aspirinetas
Tiene que ver con querer a alguien mas que a uno mismo. Con ser capaz de cualquier cosa con tal de que ustedes no sufran.
NADA, nunca, jamás.
Ustedes nos hacen felices.
Cuando les encantan nuestros panchos.
Cuando nos consideran sabios por contestar todas las preguntas de los concursos de la tele.
Cuando vienen llorando a gritos porque se rasparon la rodilla y nos dan la posibilidad de darles consuelo y curitas. Ustedes nos hacen mejores. Nos dan ganas y fuerzas.
Nos comeríamos un gurka crudo antes de que les toque un dedito del pie.
 
forzudo