Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Dos noticias estremecedoras

La miserable condición humana de algun@s se manifiesta de forma dramática. Las víctimas de est@s desalmad@s son l@s niñ@s
No se descarta tráfico de órganos

LA VOZ DE GALICIA 30 y 31/8/02.

Publicado el

La Guardia Civil investiga si una mujer raptó a su hijo para venderlo

-El pequeño vive en A Limia con su abuela, a quien la Justicia había otorgado la custodia

-Los agentes intentan saber si la posible compradora es una mujer italiana que viajó con la madre

Cinco años tiene J., un niño a quien desde el lunes buscan en toda España las fuerzas de seguridad.
Su abuela materna, con quien ha residido durante los últimos meses en la comarca de A Limia -ella tiene por sentencia judicial firme la custodia del pequeño-, lo echa de menos desde el domingo por la noche.
Su madre había llegado el día anterior, con su actual compañero y con una tercera persona, una mujer de nacionalidad italiana que ha conseguido atraer la atención de la Guardia Civil.

De ella se sospecha como inductora de un posible secuestro del pequeño, estimándose incluso que pudiera haberse desplazado a Ourense con la intención de ver al niño antes de comprarlo.

A Samil

El modo en que se produjo la desaparición del menor y los antecedentes de la madre, una mujer de 37 años con un pasado conflictivo que dio lugar a una sentencia judicial en Toledo, en enero de 2001, que le retiraba la patria potestad en favor de la abuela del pequeño, hacen ver el caso con inquietud.

Madre, compañero y tercera persona se hospedaron en un motel situado en la N-525. El sábado fueron los tres a comer a casa de la abuela.

Y el domingo consiguieron convencerla para que dejase ir a la playa al pequeño y a su otro hermano.
Fueron a Samil y, de regreso, pararon su Chrysler Voyager para repostar combustible en la estación de servicio de Taboadela.

La madre de J. y su compañero, de nacionalidad italiana, adujeron que uno de ellos se encontraba mal para ir un momento a su habitación.
Previsiblemente aprovecharon para meter las maletas en el coche.
Luego, ya en Xinzo, con la excusa de ir a comprar churros antes de volver a casa, dieron esquinazo al hermano del pequeño.
Estaba advertido de que no lo dejara solo, pero en cuestión de minutos se encontró sin él en la capital de A Limia.

Necesitó un taxi para regresar a casa.
La abuela quiso suponer que sería un despiste, creer que la presencia de gran cantidad de visitantes en Xinzo coincidiendo con la Festa do Esquencemento haría que se perdiesen, y que su hija le traería al nieto en cualquier momento.
Sin embargo, no aparecieron.
Pidió entonces ayuda a la Guardia Civil.

Pepe Seoane (ourense)