Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Los herederos deben seguir pagando la pensión compensatoria a una ex-esposa

Fallecido el ex marido, los herederos entienden que no deben seguir pagando la pensión compensatoria establecida en la sentencia de divorcio

Publicado el

El Tribunal superior de Justicia de Cataluña (España) dice:

Cuarto.- El segundo motivo de recurso estima infringido el art. 86.2 del Codi de família y, subsidiariamente, el art. 101, párrafo segundo, del Código civil.
Opina el recurrente que la pensión compensatoria es una obligación de carácter personalísimo establecida como consecuencia de la separación o divorcio y que, como tal, debiera extinguirse con la muerte del cónyuge deudor, pero, excepcionalmente, se transmite al heredero, lo que obliga a una interpretación de sus normas sumamente rigurosa y prudente.

En definitiva, entiende el recurrente que , en el caso de autos, la Audiencia conculcó estos principios al aplicar el art. 101 del Código civil ( único en estudio, como se ha dicho ) y no declarar extinguida la obligación de pago por parte del heredero.

Debe recordarse al respecto que el citado precepto efectivamente dispone, en su segundo párrafo, la transmisión al heredero del pago de la pensión compensatoria y admite su supresión cuando el caudal hereditario no pudiera satisfacer las necesidades de la deuda o afectara a sus derechos en la legítima.

Se trata, por tanto, de una obligación personalísima - como admite toda la doctrina - surgida de un status matrimonial, que excepcionalmente se transmite al heredero, convirtiendose entonces en una obligación con cargo a la herencia.

Esta es la opción legislativa actual a la que hay que se debe el intérprete y aplicador de la norma, cualquiera que sea su opinión al respecto. Como obligación con cargo a la herencia podrá reducirse o eliminarse cuando la propia herencia no pueda soportarla.

Estudiado el caso de autos de conformidad con los planteamientos que se contienen en la sentencia recurrida, resulta que, en la actualidad, la pensión que percibe la Sra. Kessler viene a ascender a unas 500.000 pesetas mensuales y que el valor asignado a la herencia por el propio recurrente supera los cuatrocientos millones.

La Audiencia, ante tales datos, deniega la petición de que la pensión se de por extinguida y ello por cuanto no concurren los supuestos que el art. 101 contempla: de un lado, se dice, la pensión no perjudica probadamente los derechos legitimarios; de otro, el caudal hereditario puede perfectamente soportar la carga mediante la enajenación, si es preciso, de algunos inmuebles.
 
Estupefacción