Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Un tribunal valora los deseos del niño para dar la custodia al padre

APRECIA SU SENTIDO DE RESPONSABILIDAD

Publicado el

Un tribunal valora los deseos del niño para dar la custodia al padre.

La Audiencia de Barcelona ha tenido en cuenta la opinión, el alto grado de madurez y el sentido de la responsabilidad de un menor para otorgar su guarda y custodia al padre en detrimento de la madre, que, según los jueces, no supo mantener la serenidad durante el proceso de separación El tribunal ha dictado una sentencia en la que adopta esta medida por entender que es la más beneficiosa para el menor.

La novedad de la resolución judicial estriba en las valoraciones empleadas por los magistrados para tomar esta decisión.

Dice la sentencia que la mujer está capacitada para ejercer los cuidados necesarios de sus dos hijos, uno de ellos menor y el otro mayor de edad, ya que los jueces consideran que no sufre las perturbaciones mentales graves que le imputaba el esposo. Según el tribunal, la madre sufre algunas "anomalías conductuales de carácter leve, típicas de un proceso de separación conflictivo y, esencialmente, de carácter transitorio".

Por ello, los jueces preguntaron al menor con quién prefería vivir tras la separación y éste se decantó por el padre.

Varios son los factores que incidieron en esta decisión, como el apego del menor a su hermano mayor, que también decidió ir a vivir con el padre, y otro, de mayor trascendencia, fue su "decidida voluntad", según destaca la sentencia, de estar habitualmente con el padre.

El tribunal ha antepuesto los deseos del menor al apreciar en él un "alto grado de madurez y el sentido de la responsabilidad" durante todas las exploraciones (interrogatorios) a los que fue sometido el niño durante el proceso de separación de sus padres y de atribución de la guarda y custodia de los hijos.
Un elemento que influyó en esta apreciación del tribunal sobre la inusual madurez del menor fue la "preocupación que siente por la decisión que adopta", ya que reiteró su deseo de que la madre "aceptase y respetase" su decisión. Esta preocupación es la que ha permitido al tribunal fijar un amplio régimen de comunicación y de visitas materno-filial, según indica la sentencia.