Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Pensión de alimentos para los hijos

Desde el momento en que se tiene un hijo, tanto la Constitución como otras leyes nos imponen el deber de cuidarlo y velar por él

Publicado el

y la separación, la nulidad o el divorcio, no eximen a los padres de estas obligaciones, por eso el juez, en defecto de acuerdo conyugal, establecerá en estos casos una serie de medidas para asegurarse de que los hijos van seguir estando debidamente atendidos.

Como el cónyuge a cuyo cargo queda la custodia de los hijos, debe hacer frente a los gastos y atenciones que esto comporta, se le impondrá al otro cónyuge el deber colaborar a ello mediante una pensión: la pensión de alimentos.

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.
Asimismo, la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.
Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo.
(artículo 142 del Código Civil)

La mayoría de edad de los hijos no es causa de extinción de la pensión alimenticia.

Sí es causa de extinción el que hijo goce de un puesto de trabajo o fortuna que le permita vivir por sí mismo sin necesidad de la pensión de alimentos, pero no hay que confundir esta situación con otras que se describen a continuación:
- El hijo que realiza trabajos esporádicos u ocasionales que no le permiten cubrir sus necesidades: en este caso subsiste la obligación de la pensión de alimentos.
- El hijo que ha finalizado los estudios universitarios o profesionales: ello solo implica la capacidad de ejercer un trabajo, lo que no quiere decir que pueda conseguirlo fácilmente, dado el alto nivel de paro existente entre la población joven.