Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

El matrimonio tiene cobertura de paro para las mujeres

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) considera que las pensiones compensatorias en favor de los cónyuges separados deben ser indefinidas

Publicado el

en una sentencia en la que concede este derecho a una mujer que dedicó los 26 años de su matrimonio de forma exclusiva al cuidado de los hijos y del hogar.
Su ex marido gana 750.000 pesetas al mes y sólo le pasa una pensión de 150.000. Aún así, recurre sentencias.

L D (EFE) La Sala-Civil Penal del TSJC, en una sentencia a la que ha tenido acceso EFE, ha revocado de esta manera un fallo de la Audiencia de Barcelona que puso un límite de siete años a la pensión que debía recibir la mujer tras separarse del marido.

La historia se inició el pasado año cuando una pareja se separó tras 26 años de relación marital y un juzgado de familia concedió a la mujer el uso del domicilio conyugal, que tuvo que abandonar el marido con sus ropas y enseres, así como el derecho a percibir del ex marido una pensión mensual de 150.000 pesetas.

El hombre recurrió la sentencia ante la Audiencia de Barcelona, que confirmó la cantidad de 150.000 pesetas pero puso un límite de siete años a su pago al alegar que "la pensión compensatoria debe ser temporal porque la mujer puede entrar perfectamente en el mercado laboral".
 La mujer, que había reclamado una pensión de 250.000 pesetas, se casó a los 16 años y dedicó los 26 años que duró el matrimonio al cuidado del hogar y de sus dos hijos, que ahora cuentan con 21 y 26 años.

Además, la esposa carece de formación y de experiencia profesional alguna y padece agorafobia (miedo a los espacios abiertos), lo que dificultaba aún más su escasa posibilidad de incorporarse en igualdad de condiciones al mercado laboral.

Por contra, el marido es un hombre que tiene un sueldo mensual de unas 750.000 pesetas mensuales netas y posee un inmueble y un aparcamiento privado.
 
Estupefacción