Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Carta de Ismael Álvarez a l@s Ponferradin@s

Ismael Álvarez dimitió como alcalde de Ponferrada (España) tras haber sido condenado por "acoso sexual" a una concejala de su propio Partido Político.

Publicado el

Tampoco lo denuncia públicamente. Tarda nueve o diez meses en hacerlo. Manifiesto mi respeto a los Tribunales de Justicia.

He acatado el fallo del Tribunal con mi dimisión fulminante de los cargos públicos a pesar de que la sentencia, como todo el mundo conoce, no me obligaba a hacerlo. Ahora bien, está claro que discrepo totalmente de los dos Magistrados que me han condenado:

1. Ni siquiera argumentan jurídicamente la condena.

2. No mencionan ni un solo hecho probado.

3. Parece que todo lo basan en la prueba pericial. Creo que es tremendamente injusto por varias razones:
a) Los peritos no tienen ningún conocimiento directo de los hechos. Sólo saben los que Nevenka les quiso contar.
b) Manifiestan que Nevenka no es fabuladora. Yo no sé si lo será, pero en los autos hay unas cuantas mentiras suyas probadas. Puede ser que no fabule, pero está claro que mentir sí ha mentido. Además, ¿somos fabuladoras las otras 33 personas que ofrecimos versiones distintas a las de Nevenka bajo juramento ante el Tribunal de Justicia?
c) El único perito nombrado de oficio, en teoría el más creíble, manifestó que "ni afirma ni desmiente que haya existido acoso sexual".

Está claro, pues, que no sirve de prueba. Además, ¿dónde está el "in dubio pro reo"? Algo que demuestra claramente la debilidad de los fundamentos de derecho en los que se basa la sentencia condenatoria, es el voto particular perfectamente argumentado jurídicamente del tercer magistrado, solicitando mi absolución total.

Es esta una setencia tremendamente injusta que acarrea consecuencias muy graves: En primer lugar se ha demostrado que existen jueces en este país capaces de condenar a alguien basándose sólamente en el testimonio de una persona. Esto produce, a mi modo de ver, una tremenda inseguridad jurídica. Sólo nos queda rezar para que nadie presente querellas infundadas contra uno. Sólo por el hecho de querer hacerlo, podrían prosperar.

En segundo lugar, como demócrata, me parece tremendo que dos magistrados, con una sentencia sin argumentos y sin pruebas, hayan podido violentar la voluntad de miles de ciudadanos de Ponferrada.

ÚLTIMAS CONSIDERACIONES No os podéis imaginar lo mucho que he sufrido y sigo sufriendo con todo esto.
No sólo por mí, sino también y sobre todo, por lo mal que lo están pasando mis padres, mis hijos, toda mi familia, mis amigos y la gente que me quiere, que sé que es mucha. Desde el mismo día que Nevenka anunció la querella ya fui juzgado y condenado de forma automática y paralela por muchas personas que ni siquiera nos conocían ni a mí ni a ella. Se ha dicho de todo sobre mí.