Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Un juez da a unos abuelos el derecho a ver a su nieta pese a la oposición de los padres (avanzamos)

LA VANGUARDIA - 03.04 horas - 30/05/2002 JOANA MARIA ROQUE Palma de Mallorca. - Los abuelos paternos de una niña de siete años mantendrán su derecho a verla periódicamente, a pesar de la voluntad contraria de sus padres

Publicado el

según decidió ayer la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, presidida accidentalmente por la magistrada María del Pilar Fernández.

Los padres de la niña, un matrimonio que convive desde hace varios años, se enemistaron con los progenitores del marido y se negaron a acompañar a la pequeña al domicilio de sus abuelos para que pudiera visitarlos. Tras una etapa de conversaciones y múltiples tensiones con los padres de su nieta, los abuelos interpusieron una demanda ante el juzgado de familia número tres de Palma de Mallorca acusando a los padres de la niña de negarles la posibilidad de verla.

En marzo del año pasado, el juzgado resolvió que la menor debería pasar dos horas de las mañanas de domingos alternos en casa de sus abuelos paternos. El padre de la niña debería acompañarla a la casa y luego volver a recogerla. De esta forma se reconocía un derecho que hasta ahora apenas había tenido presencia en los tribunales españoles: el derecho de unos abuelos a ver a su nietos, a pesar de tener en contra la voluntad de los padres.

Después de la sentencia, el abogado de los padres de la niña interpuso un recurso en el que, entre otras cuestiones, argumentaba que el núcleo unifamiliar de la pequeña estaba bien estructurado y que el régimen de visitas era propio de los cónyuges en casos de divorcio, pero no de otros parientes o allegados, como en este caso, sus abuelos.

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca desestimó el recurso y ratificó que la niña deberá mantener contactos periódicos con sus abuelos, aunque sus padres no quieran. La Audiencia Provincial considera que estas visitas no perjudican a nadie, sino todo lo contrario, ya que esta decisión beneficiará tanto a la pequeña y como al matrimonio mayor.