Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Un hombre pelea para que le reconozcan su paternidad

No están acostumbrados los jueces que deciden sobre asuntos de paternidad a encontrarse con hombres que reclaman su derecho a ser reconocidos como progenitores de una criatura.

Publicado el

Pablo M. Díez
CÓRDOBA.

Sin embargo, el caso de un súbdito extranjero Robert H. F., recientemente visto en un juzgado de Córdoba, ha demonstrado que este papel no está reservado sólo para mujeres que, una vez embarazadas, han sido abandonadas por sus parejas.

Robert H. F. interpuso el año pasado una demanda de determinación de filiación para que se reconociese que él era el padre de I. Y. J., una niña nacida en enero del año 2000 fruto de sus relaciones extramatrimoniales con Francisca J. Y., quien se negaba rotundamente a sus pretensiones.

Para lograr su objetivo, el hombre solicitó una prueba pericial biológica que fue autorizada por el juzgado el 6 de novienbre de 2001. No obstante, Fransisca se opuso a esta medida y recurrió la resolución judicial, pero su apelación fue desestimada y Robert pudo someterse a un examen médico del ADN que determinaría su parentesco con la menor.

Una vez comprobado por las instancias jurídicas que Robert y Fransisca <>, el Servicio de Inmunolgía del Hospital Reina Sofía obtuvo muestras sanguíneas de los implicados en este litigio y procedió a su análisis y comparación.

Su informe final fue tan concluyente que la sentencia se ha basado en esta prueba para atribuir la paternidad de la niña al hombre. Y es que, tal y como constata el fallo judicial, dicho estudio indicaba que la probabilidad de que la menor fuera hija de Robert era <>.

Cambio en el Registro

Gracias a esta prueba, la sentencia declaró la paternidad extramatrimonial del súbito extranjero, obligando a rectificar la inscripción de nacimiento de la niña en el Registro Civil con el fin de que se sustituyera el nombre que constaba como su padre por el de Robert.

A pesar de esta determinación, el fallo judicial no se pronunciaba sobre la utilización del apellido paterno y se atenía a la legislación vigente, ya que tampoco hubo acuerdo entre ambas partes en este asunto.

Se suele decir comunmente que la cigüeña trae a los recién nacidos de París, pero a partir de ahora habrá que añadir que, a veces, los abogados traen a los padres de los juzgados.
 
Apalauso
plas plas