Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Hijos de la crisis

La Justicia española ordena que dos niños no vuelvan con su padre por la situación en Argentina JUAN IGNACIO IRIGARAY. Corresponsal

Publicado el

BUENOS AIRES. Una juez española ha rechazado una solicitud de la Justicia de Argentina para que dos niños argentinos, que la madre llevó a vivir a Canarias sin autorización del padre, sean repatriados a Buenos Aires por la crisis que vive el país suramericano.

«Los chicos tienen un futuro mejor en España», argumentó en su insólito fallo la juez Aitziber Oleaga Orue Rementeria, del Juzgado de Primera Instancia número 1 de los tribunales de Arrecife, en las cercanías de Lanzarote.

Al denegar a la restitución de las criaturas a Argentina, donde veían al padre, la magistrada consideró que los niños «tienen su porvenir en España», en referencia a la grave situación que atraviesa la tercera economía de Latinoamérica.

En agosto de 2000, Karina Vanucci, de nacionalidad argentina, viajó a Canarias para visitar a sus padres, llevándose a sus hijos de tres y seis años. El padre de los niños, Héctor Walter Trangoni, de quien la mujer estaba divorciada, firmó un poder autorizando la salida de los pequeños del país.

Después, la mujer telefoneó a su ex marido anunciándole que se iba a quedar a vivir en Canarias con los niños, por lo cual el hombre inició una causa judicial reclamando la vuelta de sus hijos.

En primera instancia, la petición fue rechazada, pero Trangoni apeló ante la Cámara Civil de Mar del Plata, cuyos magistrados indicaron que la residencia de los menores en España se estableció «por decisión unilateral de la madre», ya que el poder firmado por el padre era sólo para un viaje de vacaciones.

Por tanto, estimaron los jueces, la mujer violó los derechos paternos, tras lo cual consignaron que «la residencia de los menores Trangoni está en Mar del Plata».

Los jueces aclararon también en su fallo que, si bien el matrimonio estaba separado, «el derecho de guarda o custodia era ejercido, de pleno derecho, en forma conjunta por ambos progenitores, tratándose de uno de los aspectos de la patria potestad compartida». El fallo señaló que la madre consumó una «retención ilícita».

Aun con esos argumentos, la juez Orue Rementeria consideró que por el bien de los niños será mejor su permanencia en España.Trangoni ha anunciado que apelará y llevará el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.