Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

Los hijos habidos tras el divorcio tienen los mismos derechos que los anteriores

El Defensor del Pueblo de Galicia se lo recordaba al Consejo General del Poder Judicial español en Mayo de 2000.
Los jueces de familia siguen sin enterarse

Publicado el

2º) Nuevas cargas económicas que surgen con los hijos habidos en posteriores matrimonios o análogas relaciones de afectividad.-

Tratamos de recoger aquí aquellos supuestos en que, en el proceso de separación o divorcio se ha establecido por ejemplo a favor de la esposa una pensión compensatoria o de alimentos a favor de los hijos que tiene en custodia o ambas a la vez, y naturalmente para fijar esa pensión o pensiones se tienen en cuenta las necesidades de quien las recibe y las posibilidades de quien las presta.

En esa situación, y esto suele ocurrir con bastante frecuencia, el marido contrae nuevo matrimonio, si el divorcio es ya firme, y tiene un nuevo hijo o ese hijo nace de una relación de pareja estable con afectividad recíproca, y estimando que el nacimiento de ese nuevo hijo es una nueva carga para el marido, éste interesa que le sea reducida la pensión o pensiones que venía abonando porque la nueva carga que supone el hijo limita sus posibilidades económicas.

Ante esa pretensión se deniega la petición por el Juzgado de Familia aludiendo que la carga que supone el nuevo hijo ha sido asumida voluntariamente, como si los hijos habidos del primer matrimonio no fuesen también voluntarios.

No se nos oculta que estamos entrando en un terreno jurisdiccional y es obligado respetar las decisiones judiciales, pero cuando estas decisiones se basan en un criterio distinto y opuesto al de otros órganos jurisdiccionales que si aceptan que el nacimiento de un nuevo hijo de posterior matrimonio aumenta la carga familiar, en este caso del padre, sería deseable buscar una fórmula que permita unificar criterios tan dispares y desiguales que conducen a que la tutela judicial se preste de forma distinta ante situaciones iguales, siendo por tanto una de ellas discriminatoria y por tanto contraria al articulo 14 de la Constitución, cuando el artículo 39 de la misma norma constitucional obliga a la asistencia de los hijos sin posibilidad de hacer distinción alguna entre los mismos, y por ello ésta obligada prestación de asistencia, a menos que se incurra en arbitrariedad, limita razonablemente la disponibilidad económica del padre y en la medida de esa limitación debe ser rebajada la pensión o pensiones que venia abonando al no caber legalmente establecer ninguna diferencia entre unos y otros hijos.

Atentamente le saluda,

O Valedor do Pobo

José Cora Rodríguez